Cerrar
12 expresiones o frases que no debes decir a tus hijos

Las palabras pronunciadas por los padres pueden dejar profundas huellas en los hijos, tanto para bien, como para mal. No es fácil criar y educar a nuestros hijos, aun dedicándoles tiempo, atención y mucho amor, nos equivocamos.

Hay oportunidades en las que nos sentimos, irritadas o molestas. A veces hasta defraudadas, pero como padres, representantes y adultos que somos, tenemos que ser prudentes y cautelosos con las palabras que les décimos a nuestros hijos, ya que en muchísimos casos se convierten en “etiquetas” que les colocamos, que  pueden convertirse en grandes limitantes en su futuro.

Sin duda alguna, deseamos lo mejor para nuestros hijos. Pero a veces, sin darnos cuenta de ello, estamos afectando su autoestima. ¿Recuerdas algo que te dijeron tus padres, que te ha afectado toda la vida?

Aquí, una selección de frases para tu reflexión, que no debes decir a tus hijos: 

  1. Sacrifico mi vida por ti. Me lo debes todo. Toda madre hace sacrificios y se esfuerza por sus hijos, pero es un grave error expresarlo, ya que creas en tu hijo sentimientos de culpa y deuda permanente hacia ti.
  2. Me avergüenzo de ti. Con esta afirmación, lo que haces es hundirlo y llenarlo de sentimientos negativos y de baja autoestima, ya que estás afectando su valía. Podrías sustituirla por: “No estuvo bien lo que hiciste, me siento muy mal al respecto, pero voy a explicarte las razones, por las cuales no debes volver a hacerlo, ya sabes que te amo y estoy aquí para enseñarte y apoyarte”.
  3. ¿A quién amas más, a tu papá o a mí? No pongas a tu hijo en una encrucijada sin sentido. Lo estas forzando a elegir entre dos afectos igualmente importantes. Recuerda que la vida de tu hijo, es 50% Mamá y 50% Papá.
  4. Tienes que obedecer porque lo digo yo. Desarrolla una buena comunicación con tu hijo, basada en el respeto mutuo. No se trata de autoridad sino de explicar el por qué debe realizarse o no, una acción. No infundas sumisión, miedo o castigo. Estimula el entendimiento en tus niños para que sean adultos más analíticos y comprensivos.
  5. Nunca te perdonaré. Lo que harás es crearle un sentimiento de culpa y de dolor hacia ti inimaginable, que se convertirá en una verdadera carga para él. Lo sano es que le digas, “me dolió mucho lo que hiciste, no quiero que se vuelva a repetir y le explicas las razones de manera sencilla y adecuada para su nivel de entendimiento”.
  6. Eres lento, flojo, bruto, incapaz, malo, dañino, bobo, gafo, negativo, pareces un viejito, etc. Esas son palabras hirientes que tu hijo nunca, bajo ninguna circunstancia debe escuchar. Quizás tenga dificultades para aprender o realizar alguna actividad, pero no merece ninguno de estos calificativos. Estas frases terminan siendo proféticas porque un niño se convierte en lo que cree que es.
  7. ¡Cada día molestas más! Insinuar a nuestros hijos que son peores cada día, no los ayuda para nada, por el contrario. Aunque estés muy ocupada, es mejor decir: “Espera un momento hasta que termine. Lo que estoy haciendo es importante”.
  8. Deberías ser como tu hermano, tu primo o fulanito. Las comparaciones nunca son buenas. Debes enfocarte en él solamente: Tú puedes hacerlo mejor.
  9. Qué desgracia haberte tenido, me cambiaste la vida. Expresar esto, es un absoluto disparate, con gravísimas consecuencias.
  10. Cuando crezcas cambiarás de opinión. Tú no sabes si tu hijo va a cambiar de opinión, respeta su individualidad y permítele descubrir sus propias percepciones sobre la vida.
  11. Le diré a tu papá para que te castigue. Estás cediendo tu autoridad como madre. Tú también puedes corregir, no delegues esta responsabilidad.
  12. Yo soy la única que va a quererte tal cual cómo eres. Aseverar esto, es absolutamente dañino para la personalidad del niño y busca crear una dependencia absolutamente malsana.

Denisse Troconis Aoun

Acerca de Denisse Troconis Aoun

Fundadora de TuESTIMA. Consultora Marketing Digital. Asesora Motivacional. Mamá Bloguera. Emprendedora. Líder Proactivo. Amante de la superación personal. Coach Autoestima Infantil.

Déjanos saber tu opinión ...