Cerrar
¿Cómo activar tu gps financiero?

Alicia: “Dime gato, ¿cuál es el camino correcto?
Gato: “¿A dónde te diriges?
Alicia: “No lo sé”
Gato: “Si no sabes dónde vas, poco importa el camino que tomes.”
–Alicia en el País de las Maravillas.

¿Cuál es tu destino financiero?

Supongamos que subes a tu auto, enciendes el motor y sales a la calle en un día habitual… ¿para qué lo hiciste? ¿a dónde te diriges?, ¿llegarás a tiempo? Puede parecer demasiado obvio, pero todas estas preguntas ya están respondidas por ejemplo, cuando a diario en época escolar saco el auto alrededor de las 7:30 am para llevar a mis hijos al colegio, que sé que está a unas 30 cuadras de mi casa y considerando el tránsito habitual de esa hora, me tomará entre 15 y 20 minutos llegar, con lo cual los chicos habrán llegado a tiempo antes de las 8:00 am al Colegio. Y así, cada día escolar…

En otros casos, cuando salgo hacia un lugar nuevo, al que no fui antes, debo “estudiar” la ruta por ser la primera vez que voy a ese destino. Entonces sí tendré que sentarme probablemente con Google Maps unos minutos para estimar por donde me convendría ir y también el tiempo que me llevaría llegar al destino. Creo que el punto es claro, ¿no?

Salvo alguna rarísima excepción (al menos en mi caso), no sacaría el coche y saldría a dar vueltas por la ciudad sin conocer de antemano mi destino y haberlo “trazado” mentalmente con anterioridad. Sin embargo, encuentro que esto último es justamente lo que mucha gente hace con su vida financiera. Salir simplemente a dar vueltas y ver a dónde los lleva el destino. Entonces, volvamos a la pregunta del principio y agreguemos algunas:

¿Cuál es tu destino financiero?

¿Hasta dónde quieres llegar?

¿Cuándo quieres hacerlo?

Vamos a un ejemplo. El otro día, una persona se me acercó para un coaching financiero y nuestra conversación fue más o menos así:

Fabián: ¿qué querés lograr financieramente?

Charly: (mira al techo y luego de pensar un poco, me responde): “Quiero dejar de renegar con los temas de dinero, esto me estresa mucho…”

Fabián: “¿cuánto dinero tenés ahorrado actualmente?”¿Cómo activar tu gps financiero?
Charly: “muy poco… casi nada…”, (con una mirada que denotaba algo de vergüenza) “…no logro ahorrar.”

Fabián: “Ok, y ¿cuánto pensás que podrías llegar a ahorrar si te lo propusieras en este año?”
Charly: (claramente incómodo con mis preguntas) “no creo que pueda ahorrar, tengo la tarjeta de crédito en rojo y no me alcanza el sueldo…”

Este ejemplo de Charly, más habitual de lo que me gustaría encontrar, muestra claramente como muchos andan por la vida deambulando sin un rumbo o dirección. ¡Tienen el GPS pero no lo usan! Y, por lo tanto, dan vueltas y vueltas y nunca llegan al destino.

Nuestro cerebro es sorprendente en muchos aspectos, uno de ellos tiene que ver con su capacidad para enfocarse en aquello que nos interesa. ¿Te pasó alguna vez que querías cambiar el coche y de repente empiezas a ver ese modelo de coche una y otra vez por la calle al punto de que te llama la atención? Yo recuerdo que cuando mi mujer quedó embarazada de nuestra hija, de repente veía mujeres embarazadas por todos lados, en el subte, en la calle, en el supermercado, ¡en TODOS lados!  Como si todas las parejas se hubieran puesto de acuerdo para escribir a la cigüeña al mismo tiempo…  la realidad es que siempre estuvieron allí, simplemente, yo no las había notado antes. Mi cerebro hasta ese momento no las registraba…

Entonces, esta característica de nuestro cerebro puede ser usada a nuestro favor. Cuando estamos bien enfocados empieza a mostrarnos y sintonizarse con aquello que predomina en nuestra consciencia. Volvamos un segundo a la primera respuesta de Charly, en la que me decía que quería “…dejar de renegar con los temas de dinero…”, ¿en qué les parece que estaba enfocado su cerebro?:

Bueno, nuestro cerebro actúa exactamente como un GPS. Cuando ajustamos adecuadamente el destino, en este caso, nuestro destino financiero, empieza a buscar las manera (las rutas) para llevarnos a ese destino y salvo que cambiemos el destino, tarde o temprano, nos va a llevar allí, simplemente porque es lo que sabe hacer, ¡no puede hacer otra cosa!

Ahora bien, la clave está en aquello que “predomina” en nuestra consciencia, para ajustar adecuadamente nuestro GPS Financiero tendremos que tener muy claro qué queremos. Una vez más, te pregunto:

¿Cuál es tu destino financiero?

¿Hasta dónde quieres llegar?

¿Cuándo quieres hacerlo?

Para que funcione, tienes que saberlo y poder sostenerlo, incluso hasta obsesionarte con ello. Entonces, si te desvías un poco, ¡no importa!, ya que tu GPS financiero hará un “recalculando…” y te devolverá al camino correcto… las veces que sea necesario mientras no cambies el destino.

Entonces, algunas claves:

Clave 1: lo que predomina en nuestra consciencia

Parecería que son tantos los mensajes contradictorios que mandamos, ya sea porque cambiamos de idea, porque estamos bombardeados por publicidad que quiere sacarnos nuestro dinero para aplicarlo a cosas que no necesitamos realmente, o por otras muchas razones…, que será necesario tener claro DÓNDE queremos ir y poder SOSTENER esa claridad en el tiempo, hasta que nuestro cerebro lo acepte realmente como un destino. Si tenemos clara una meta de ahorrar US$ 1.000 y luego una publicidad nos seduce a gastarnos esos US$800 que ya habíamos logrado ahorrar en algún chiche tecnológico… bueno, estamos reprogramando constantemente y confundiendo al GPS.

El antídoto para que esto no nos pase es la repetición, por eso tantos autores hablan de afirmaciones y de la visualización como un mecanismo para trabajar nuestras metas y objetivos. Concentrarnos y visualizar el destino al que queremos llegar al levantarnos, como parte de nuestro ritual matutino o antes de dormir, son hábitos que pueden producir un efecto importante en nuestra capacidad para lograr los resultados que queremos en nuestra vida. Simplemente porque así estamos diseñados. Es la manera en que ajustamos nuestro GPS interno hacia nuestras metas y lo mantenemos ajustado a ese destino… ¿hasta cuándo? exacto! hasta que hayamos llegado allí…

Clave 2: ser muy concretos¿Cómo activar tu gps financiero?

Al GPS no podemos decirle, llévame a este o aquel barrio; es necesario que le indiquemos calle y altura a la que nos dirigimos o algún sitio de interés o referencia cercana. Bueno, con nuestro destino financiero es igual. Posibles respuestas a las preguntas que formulábamos antes:

Quiero generar US$ 1.000 dólares mensuales adicionales por fuera de mi trabajo actual. Quiero lograrlo dentro de los próximos 12 meses. Si somos capaces de “sostener” ese destino en nuestro GPS financiero (sin cambiarlo cada 5 o 10 minutos) ¿qué creen que pasara? exacto! lo lograremos!, simplemente porque así estamos diseñados, no puede ser de otra manera. El tema es poder sostenerlo. Muchas veces las personas se confunden y piensan que porque el 1ro de Enero se sentaron y escribieron sus objetivos para el año, se imaginaron todo lo que les gustaría, ya está!

La realidad es que ese es un GRAN paso, hay gente que ni siquiera fijó sus objetivos para el 2017 y ya pasó mucho más de dos meses! Pero volvamos al caso de la persona que ya tiene sus objetivos 2017 y encima los tiene por escrito. Esto es genial!, pero como se dice en las matemáticas: “es condición necesaria, pero no suficiente”. Es decir, es el primer paso, ahora necesitamos tener esos objetivos “presentes” en nuestra consciencia. Necesitamos “revisitarlos”, repasarlos, visualizarnos en la meta alcanzada, conectar con la sensación de haberlo logrado y todas esas cosas nos llevarán indefectiblemente al destino si el mismo es preciso y está bien definido, simplemente porque no puede ocurrir de otra manera.

Finalmente, el ultimo ingrediente…

Clave 3: tomar acción

Y el último paso en la receta hacia conseguir nuestros sueños, es levantarnos y ¡ACTUAR! Movernos en la dirección correcta, si el GPS dice: “doble a la derecha”, tenemos que hacerlo! si somos obedientes con nuestro GPS, tarde o temprano llegaremos al destino fijado. Y aquí aparecen todo tipo de trabas  que en casi todos los casos están relacionadas con una sola cosa… nuestros miedos…

Miedo al qué dirán…

Miedo a no merecerlo…

Miedo a fracasar y/o frustrarme

Miedo a perder (dinero, tiempo, etc.)

Miedo a… aquí cada uno puede completar el suyo…

Todos tenemos miedos!!! Absolutamente todos! la diferencia está en qué hacemos con ellos. Me gusta mucho una frase de Nick Vujicic, uno de los Oradores Motivacionales contemporáneos más interesantes. Tiene muchos libros escritos y ha formado una familia a pesar de su situación personal. Nick vino a este mundo sin piernas ni brazos así que creo que podemos respetar y honrar su testimonio cuando nos dice la siguiente frase:

“El miedo es la más grande discapacidad de todas.” – Nick Vujicic

Entonces, poder enfrentar y traspasar esos miedos y temores que nos frenan es determinante para poder salir a la acción, siguiendo ese camino que nos marca nuestro GPS financiero…

La acción es el puente entre nuestra realidad interna (lo que visualizamos y creamos en nuestro mundo interior) y nuestra realidad externa (lo que vemos manifestado). Es el modo en que vamos haciendo aparecer en nuestra vida todo lo que queremos. En otras palabras, es la manera en que llegamos a destino, una vez que el GPS ha sido ajustado correctamente.

Y cierro este post con otra frase que me gusta:

“Tu Riqueza se esconde justo detrás de eso que temes hacer. Es momento de enfrentar tus miedos y lanzarte a la acción. Espera Milagros.” – Joe Vítale

Fabián Fiorito

Acerca de Fabián Fiorito

Master en Finanzas. Contador Público.Actualmente me dedico mayormente a la Educación Online y a la Consultoría. Durante mi carrera, me he especializado en Finanzas de Empresas, Mercados de Capitales y Finanzas Personales.

Déjanos saber tu opinión ...