Cómo impulsarte para alcanzar tus metas

Te has detenido a pensar porqué a ciertas personas les es tan fácil conseguir sus metas y otros simplemente se quedan en las buenas intenciones. Te confieso que yo sí y la respuesta a esta inquietud me llegó de un artículo reciente que leí del pionero de la psicología positiva Martin Seligman de la Universidad de Pennsylvania, quien afirma que la clave está en trazarnos objetivos que nos hagan sentir vivos, que despierten en nosotros la sensación de vivir plenamente “florecientes”, término usado por él .

Según Seligman, para florecer es necesario cultivar cinco elementos diferentes de bienestar, que van desde las emociones positivas hasta el sentido de significado en lo que hacemos. Si eres capaz de experimentar estos cinco elementos a medida que persigues un objetivo, es más probable que te mantengas en el camino, sin importar si tratas de escribir una novela, de comenzar una nueva carrera o simplemente hacer más ejercicio.

  1. Emociones positivas

Experimentar emociones positivas nos ayuda a transformar esos pensamientos tóxicos, como aquel dé; “no hay forma de que yo pueda hacer esto”, por un pensamiento más optimista como; “aunque ahorita quizás no sé cómo, sé que tengo los recursos para hacer esto”. En medio del estrés que una situación nos produce, si dejamos que las emociones positivas surjan, estaremos permitiendo que nuestro cerebro se organice para darnos la respuesta.

Es decir, las emociones positivas o de alta vibración promueven la resolución de problemas y el pensamiento creativo. Amplían el alcance de nuestra atención e inspiran en nosotros pensamientos y acciones novedosas, que serán la clave para desarrollar nuevas habilidades y recursos.

Por lo tanto, si en la ruta hacia tu objetivo te permites experimentar momentos de emociones positivas, es más probable que no abandones a mitad de camino. Ante la pregunta de si deberías retomar esa novela o escrito que está a medio completar en tu computadora, considera más bien si el acto de escribir: pensar la frase perfecta o terminar un capítulo, te ofrece algún tipo de placer o satisfacción.

  1. Compromiso

¿Te has percatado de que cuando haces algo que te gusta mucho, el tiempo parece detenerse o pasar volando? Pues bien, este estado de fluidez es directamente proporcional a nuestro grado de compromiso y surge mágicamente cuando estamos completamente sumergidos en la experiencia.  Facilitando que mantengamos el foco de atención durante un período prolongado, sin lucha, sin esfuerzo mental de nuestra parte. En completa conexión con nuestra esencia.

Cuando la actividad es difícil y toma mucho tiempo alcanzar la meta, experimentar esta fluidez nos ayuda a mantenernos firmes en el objetivo. Si tu deseo es perfeccionar tu juego de tenis y mientras lo haces te sientes fluir completamente en la actividad, continuarás jugando sin importar si un juego en particular no resultó tan agradable.

Procura entonces acercarte a tus objetivos de una manera que maximice tus posibilidades de experimentar el flujo. Ten en cuenta que será más probable que ocurra cuando el desafío de lo que estás haciendo coincida con tu nivel de habilidad. Si eres un corredor novato entrenándose para un maratón, no te exijas correr los 5K el primer día. Entrénate y desarrolla tus habilidades hasta que estés listo para ese desafío.

  1. Relaciones

Estudios han demostrado que el apoyo social nos ayuda cuando enfrentamos obstáculos. Por lo tanto, considera fortalecer tu conexión con los demás a medida que persigues tu objetivo. Si deseas perder peso, piensa en la posibilidad de unirte a un grupo de apoyo, o salir a comer con amigos que al igual que tú, opten por elegir restaurantes de comida saludable.

  1. Significado

Hacer algo con significado es sentir que pertenecemos y estamos contribuyendo a algo que creemos, es más grande que nosotros. Así que reflexiona si tu objetivo cumple con un propósito mayor. Por ejemplo, si quieres comenzar tu propio negocio, ¿crees que tu producto contribuye al bien de la sociedad? Alternativamente, piensa en cómo puedes agregar significado a tu objetivo. Quizás destinando un porcentaje de las ganancias a una causa sin fines de lucro.

  1. Realización

¿De qué forma podemos conectarnos con una genuina sensación de logro, éxito y maestría mientras recorremos el camino hacia nuestra meta? Dicen los expertos que la respuesta está en la motivación intrínseca.

Las personas que tienen una motivación intrínseca, que persiguen un objetivo en sí mismo, tienden a mostrar más perseverancia y resistencia. Cuando piensas por qué persigues un objetivo, ¿piensas por primera vez en una recompensa intrínseca? Por ejemplo, ¿quieres desarrollar una nueva habilidad o adquirir un nuevo conocimiento, porque te agrada y te resultaría útil para ti? ¿O lo estás haciendo por una recompensa extrínseca, como por ejemplo, tener el reconocimiento de tus padres o de tu pareja?

¿Qué tanto de ti está contenido en esa meta que quieres lograr?

Aunque la fórmula de Seligman no es infalible y algunos psicólogos advierten que ciertos elementos de bienestar podrían actuar en contra de nosotros, en lo personal, al elegir objetivos que nutran diferentes aspectos de mi bienestar, me resulta más motivador y gratificante actuar en pro de ellos.

Por lo tanto, si estás cansado de que tus resoluciones de fin de año se queden en meras intenciones, prueba integrar estos cinco aspectos en tu recorrido. Estoy segura que los resultados te sorprenderán y te sentirás muy orgulloso de ti mismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.