Cerrar

Contar con una red de apoyo – Familiares y amigos – Nos rejuvenece

red de apoyo-Tuestima-Cuerpo-Antienvejecimiento

El amor es una energía de altísima frecuencia que nos hace vibrar alto y sentirnos ligeros, como si flotáramos. Cualquier relación personal, de pareja, familia, amistad, o compañerismo en la que esté presente el amor, nos alienta, y rejuvenece.

La carga emocional de los vínculos sociales es extraordinaria. El aislamiento y la soledad crean las condiciones para un rápido envejecimiento.

Según las estadísticas sobre longevidad, las personas que mantienen una relación de pareja buena y estable, viven más y superan mejor las enfermedades que aquellas que viven solas.

Según los estudios, el cuidado y la atención que se recibe de la pareja facilita todo lo que conlleva una mejor salud: comer mejor, visitar al médico más a menudo, sentirse apoyado, intercambiar afecto y cariño, compartir gastos y tareas. Una buena relación de pareja disminuye el estrés y fortalece al sistema inmunológico lo cual previene enfermedades.

Asimismo, cultivar las relaciones humanas, la amistad y el afecto, no solo beneficia inmediatamente a nuestra salud, sino que además aumentan la resiliencia, esa capacidad del ser humano de sobreponerse a las situaciones difíciles de la vida.

Los estudios demuestran que interactuar con otros seres humanos aumenta la capacidad intelectual y disminuye el deterioro cognitivo asociado a la edad. Simplemente hablar con otras personas, y relacionarse proporciona beneficios mentales y físicos. La recuperación de enfermedades es más rápida si hay contactos personales, que si se está aislado socialmente.

Vivir entre amigos, con nuestros seres queridos, sintiéndonos parte y compartiendo en familia o en grupo nos refuerza, nos hace felices y más longevos. Es vital mantener vínculos emocionales importantes para ti y que le den significado a tu existencia.

Como alternativa interesante a la convivencia en familia, desde hace unos años en España y en Estados Unidos, entre otros países, ha surgido un nuevo sistema de casas colaborativas conocidas como Co-housing, “casas para envejecer con los amigos”, donde los adultos mayores poseen sus viviendas individuales, pero comparten servicios comunes y actividades recreativas y sociales. Garantizándose así un soporte afectivo, de atención, disfrute, economía, logística y sentimiento de pertenencia a un grupo. Esta figura surge como consecuencia del crecimiento de la expectativa de vida y, además, ante el elevado índice de personas mayores que viven solas.

Las personas con una sólida red de soporte emocional tienen una mayor esperanza de vida.

Isabel Aoun González

Acerca de Isabel Aoun González

Directora Editorial. Abogada. Asesora Motivacional. Blogger. Apasionada por convicción de la salud física,mental y espiritual. Dedicada a la búsqueda de herramientas que contribuyan con el bienestar integral.

Déjanos saber tu opinión ...