Cerrar
Entrevista a: Dr. Manuel Jiménez Ucero
Experto en nutrición y en medicina preventiva “nutracéutica y nutricosmética”.

BIOGRAFÍA

El Dr. Manuel Jiménez Ucero se licenció en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona en 1.971, especializándose en Medicina Social y del Trabajo y Pediatría y Puericultura. Diplomado en Inmunología por el Instituto Pasteur. Colaborador docente en los programas nutricionales de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya). Ha publicado varios libros entre ellos “Los Secretos de la Nutricosmética”, “La Dieta Flash” y “La Dieta Slow”. Desarrolla una gran proyección en la Medicina Preventiva y Social y la muy actual Medicina Anti-aging para el mantenimiento y mejora de la Salud, el Bienestar y la Calidad de Vida.

ENTREVISTA

El Doctor Manuel Jiménez Ucero expresa: “No se puede detener el tiempo, pero sí retrasar los signos del envejecimiento, por dentro y por fuera. La belleza empieza por la salud, y la dieta juega un papel fundamental para mantener el equilibrio interior”. A continuación fragmento de esta interesante entrevista:

¿En qué consiste la nutracéutica? ¿Y la nutricosmética?

Si nos remontamos a la antigüedad, la naturaleza nos curaba a través de raíces, de infusiones, de extractos… Eso lo hemos ido perdiendo y se ha ido entrando en un mundo de síntesis químicas. La nutracéutica es la recuperación, a través de procesos industriales, de aquellos principios naturales. Así, en lugar de sintetizar productos artificiales, se vuelven a extractar las sustancias que eran beneficiosas para emplearlas en la solución de problemas que consideramos de gran prevalencia, como la obesidad, el exceso de grasa en la sangre, la diabetes. La nutracéutica es la curación de afecciones, o la ayuda a la curación de las mismas, mediante extractos nutricionales concentrados, pero no obtenidos por la mano del hombre, sino extraídos de la naturaleza.

Dentro de la nutracéutica está la nutricosmética, que es una parte de la nutracéutica constituida por aquellos productos, aquellos principios, que buscan sobre todo la belleza exterior, el cuidado personal. La forma más sencilla y breve de definir la nutricosmética es como la intersección o el punto de cruce entre la alimentación y el cuidado personal; es decir, cómo nos cuidamos desde dentro, porque nuestro cuerpo se construye desde dentro. Y la cosmética nos lo quiere construir o reconstruir desde fuera, y ese es un camino complementario, pero no completo. Tampoco es equivocado, porque ayudar a contrarrestar los estragos que nos llegan desde fuera es útil, pero es mucho más útil reconstruir desde dentro con estos principios que son los que nuestro cuerpo necesita para reconstituir bien sus estructuras.

¿Cuáles son los principales ingredientes naturales que se emplean en nutricosmética?

La belleza de cualquier cuerpo se fundamenta en la salud; o sea, para tener un cuerpo bonito, hay que tener un cuerpo sano. Y para tener un cuerpo sano hemos de procurar tener un cuerpo no envejecido; por tanto, aunque se encuentre en la órbita de la nutracéutica, el nutricosmético fundamental que necesita un ser humano a partir de la edad media de la vida son los antioxidantes, para que sus tejidos no envejezcan, porque un tejido joven es un tejido bello, y el antioxidante es el bombero que llega del exterior y ayuda a nuestros bomberos internos, que con la edad se van perdiendo, a apagar el fuego que nos quema la vida.

La vida es una combustión que ha de ser lenta y ordenada, en el momento en que se desordena, se producen llamas, y esas llamas generan chisporroteo, que son los radicales libres que bombardean nuestras células y que se neutralizan a través de enzimas interiores como el glutatión o las reductasas, pero con la edad nuestras células las van perdiendo, los bomberos del cuerpo se van minimizando, y entonces cada vez es más necesario aportar desde fuera esos antioxidantes.

Los más naturales y efectivos, la tríada mágica de los antioxidantes, son la vitamina A, la vitamina E y la vitamina C; esas tres vitaminas son un refuerzo apaga-fuegos fundamental. Después ya vienen los otros antioxidantes -los polifenoles- que son los extraídos de arándanos, de frutos rojos, de hollejos de uva, de pepita de uva, todo esto tan en boga y que parece que hemos redescubierto, el resveratrol. El resveratrol ha existido siempre y se despreciaba, y ahora la nutracéutica ha visto que en el hollejo y la pepita de la uva hay un potentísimo antioxidante, que adecuadamente formulado sirve para que nuestras células estén más cómodas.

¿Dónde vamos a notar más los efectos de los nutricosméticos? 

La nutricosmética es buena para el cuerpo, la cara, para los cabellos y uñas, para el perfil de los ojos… actúa incluso como drenante de la zona ocular, que es un tejido que drena muy bien si se le dan los elementos nutricionales que ayudan a eliminar, por ejemplo, esas ojeras de la mañana. Para eso hay muchísimos recursos. Fíjese a donde llegan los japoneses, que tienen un chicle que ya se vende en Japón y Estados Unidos, que se llama Fuwarinka, y funciona como un desodorante. Usted mastica quince minutos ese chicle y durante seis horas todos los poros de su cuerpo exhalan olor a rosas. Eso es nutricosmética pura. Es un polifenol, extractado de fruta, que transmite ese olor a las glándulas sudoríparas.

Si nos centramos en la cara, que es lo que más preocupa a cualquier mujer, que son las que más vigilan su estética –aunque el hombre también y cada vez más–.

¿Puede la nutricosmética ayudar a corregir las arruguitas, las patas de gallo, el ‘código de barras’, la ‘arruguita de la marioneta’…?

Sí, por ejemplo, con hialurónico extraído de pescado, de peces de aguas profundas, que en este momento es el líder mundial en los nutricosméticos faciales, y que consigue corregir en tres meses las microarrugas faciales y prolongar hasta un 25% la duración de los tratamientos con ácido hialurónico que se practican en medicina estética utilizando inyecciones. Se trata de una ayuda natural que consigue muy buenos resultados.

Existe, además, una variada gama de complementos que hacen que la piel crezca sana, natural, no pigmentada, y se proteja sobre todo de la agresión solar. Y ahí podríamos destacar como otro nutricosmético estrella los betacarotenos, que también son antioxidantes polifenólicos, que se extractan de frutos coloreados. Creo que es más fácil que alguien se tome una pastilla de las muchas marcas que comercializan el extracto de betacaroteno, a que se tome la cantidad de zanahorias que serían necesarias, antes de la temporada de verano, para que su piel comience a pigmentarse ordenadamente y se prolongue su bronceado. Además, los suplementos de betacaroteno van a proteger la piel de las radiaciones ultravioletas

nocivas, que estará así mucho más protegida contra el cáncer de piel. No es que la nutrición en general, o los nutricosméticos en particular, puedan evitar que una persona desarrolle un cáncer de piel si está predispuesta a ello, pero sí constituyen un factor de protección.

¿Es conveniente combinar los nutricosméticos con otros tratamientos estéticos?

Un concepto importante a tener en cuenta es el que hace referencia a lo que yo llamo ‘twincosméticos’, y que son precisamente una combinación que actúa desde fuera y desde dentro. En Estados Unidos, ya hace tiempo que se están vendiendo estos tratamientos combinados, directamente en el supermercado; es decir, la nutricosmética viene y viene muy fuerte. La combinación de cosmética externa y nutricosmética tiene distintas aplicaciones, desde planes para rejuvenecer y mejorar el aspecto de la piel, hasta tratamientos dirigidos a protegerse del sol.

¿Cuánto tarda en apreciarse el resultado de un tratamiento de nutricosmética?

Nuestra piel, la que vemos, está muerta; casi cada semana perdemos una capa córnea de la piel, y salen las de dentro, que crecen continuamente, y ese proceso se va renovando a lo largo de la vida. El nutricosmético tiene que actuar desde el fondo a la superficie. Por eso no se puede esperar ver nada antes de un mes. A partir de este tiempo mínimo, la piel empezará a ponerse más bonita, y va a tardar unos tres meses en aflorar del todo, y seis meses en estar resplandeciente. Siempre y cuando exista perseverancia.

FUENTE: http://www.webconsultas.com

Denisse Troconis Aoun

Acerca de Denisse Troconis Aoun

Fundadora de TuESTIMA. Consultora Marketing Digital. Asesora Motivacional. Mamá Bloguera. Emprendedora. Líder Proactivo. Amante de la superación personal. Coach Autoestima Infantil.

Déjanos saber tu opinión ...