Cerrar
Lo semejante atrae lo semejante

Hace algunos años, un grupo de científicos demostró que cuando dos partículas de luz que provienen de la misma fuente, son separadas a gran distancia física y una de ellas recibe un estímulo; la otra también responde de igual manera instantáneamente. Esto dio lugar a la “Teoría del entrelazamiento cuántico”, la cual sostiene que vivimos en un Universo donde todo está conectado en un plano invisible.

Más de una vez puede habernos sucedido que pensamos en alguien, y esa persona nos llama por teléfono, y también estaba pensando en nosotros; o al sonar el teléfono intuimos instantáneamente quien está del otro lado, o recordamos a alguien que hace mucho tiempo no vemos y nos gustaría encontrar, y entonces cuando menos lo esperamos reaparece o lo cruzamos en la calle. Si estamos atentos, también es algo que podemos observar con claridad en las parejas. De las dos personas que integran la relación, generalmente una de ellas es quien está algo más avanzada en consciencia y guía los pasos del vínculo.

En el Universo todo es energía y nosotros somos una extensión de un campo energético infinito e ilimitado, en una forma física. Las emociones y pensamientos afectan el campo energético del cuerpo, el cual es nuestra vía de comunicación invisible con el entorno.

Lo semejante atrae lo semejanteLos pensamientos son energía en un estado de vibración, que sigue un patrón de frecuencia; nosotros experimentamos esto como niveles de consciencia. Los elevados, en los que se extienden los sentimientos positivos; o los más bajos, que son estados mentales asociados a la energía del miedo. Por eso, de acuerdo al nivel de consciencia en el que estamos, atraemos y manifestamos lo que vibra a una frecuencia similar; constantemente regresa a nosotros lo que proyectamos sobre las cosas.

¿Cómo funciona esto? Ya sea que pensemos en el pasado, en el presente o en el futuro, estamos enfocando la energía, y emitiendo una vibración que forma un punto de atracción. Es decir que al pensar en algo activamos una vibración y cuanto más sostenemos en nuestra mente ese pensamiento o sentimiento, se convierte en un hábito, creencia o programa; comenzando a manifestarse en la experiencia física, acontecimientos que son semejantes. Nuestra percepción de los aspectos de la vida es el reflejo de las creencias que sostenemos.

Nada en nuestra vida ocurre por accidente, no existe la suerte ni la casualidad. Para cada evento hay un Propósito que trasciende nuestra personalidad, y cuando lo  vemos, comenzamos a mirar la vida con los ojos del Alma. Para el Alma, no hay imposibles; lo único imposible es que el miedo nos dé una experiencia expansiva de la vida.

Si dejamos que el miedo, las excusas y la frustración ocupen lugar en nuestra mente, entorpecemos la conexión con nuestro estado de Abundancia. El hábito de la resistencia es lo único que impide alcanzar los verdaderos deseos de nuestro corazón, lo que realmente queremos. Por eso cuando observamos y elegimos definitivamente renunciar a esos patrones condicionantes, o resistencias, facilitamos el proceso de manifestación. Cambiamos la señal, nos alineamos con lo que queremos, hacemos lo que sabemos que tenemos que hacer y los eventos comienzan a suceder. Son Decisiones Poderosas.

  • Piensa en una pequeña decisión que puedas tomar ahora mismo, y poner en acción esta semana, que iniciará un cambio inmediato en tu vida. ¿Qué resultados tendrás?
  • Piensa en una decisión más grande y “difícil” que generará un cambio remarcable en tu experiencia. Un antes y un después. Una Decisión Poderosa. ¿Qué harás? ¿Cómo lo harás? ¿Cómo podría cambiar tu experiencia al tomar acción en esta decisión?

Tenemos el Poder de volver elegir y crear lo que realmente deseamos ¡Activémoslo ahora!

Agustín Andrade

Acerca de Agustín Andrade

Autor de Entrena Tu Corazón, comunicador, y trainer de Evolución Personal. Con extensa experiencia enseñando autoconocimiento y estrategias para aumentar la calidad de vida. Project leader de Editorial TuEstima y docente de Instituto Draco.

Déjanos saber tu opinión ...