Cerrar
Los 7 poderes de Biodanza

Practicar Biodanza afecta al organismo humano como totalidad e influye determinantemente en su rehabilitación existencial. Son siete los poderes de Biodanza: música, danza, vivencia, caricia, trance, expansión de conciencia y grupo. Cada uno contiene en sí, efectos transformadores. Conectados coherentemente según el Modelo Teórico de Biodanza, constituyen un crisol de ecofactores capaces de influir hasta en nuestra programación genética.

1. Poder musical: Chamanes, monjes tibetanos y danzarines sufíes, emplean la música para invocar fuerzas de curación y vínculo cósmico.Musicoterapia y Psicología de la Música confirman el poder musical. “Tomatis” (escuchar el universo), “Campbell” (Efecto Mozart), “Menuhim” (música y neurociencias) “eImberty” (significados emocionales de la música) ayudan a comprender que la música no sólo toca áreas perceptivas de la sensibilidad, posee poderes transformadores sobre plantas, animales y, sobre seres humanos.

Rigurosamente seleccionada para estimular “ecofactores positivos” relacionados con las cinco líneas de vivencia: Vitalidad, Sexualidad, Creatividad, Afectividad y Trascendencia. La música en Biodanza debe ser orgánica, con atributos biológicos de fluidez, armonía, ritmo, tono, y efectos cenestésicos que induzcan vivencias integradoras.

2. Poder de la danza integradora: Biodanza posee más de 250 ejercicios para activar los movimientos humanos armónica e integradamente; la música genera movimiento corporal que produce vivencia. Música-Movimiento-Vivencia desencadenan cambios sutiles pero firmes en nuestro organismo, elevando la calidad de vida y el goce de vivir.

3. Poder vivencial: Vivencia es la sensación intensa de estar vivo aquí-ahora. Euforia, erotismo, ternura, paz interior, se hacen presentes facilitando la expresión auténtica de identidad. Biodanza procura deflagrar vivencias integradoras que superen las disociaciones producto de nuestra cultura.El abordaje racional del conflicto no resuelve a fondo las perturbaciones. Es la vivencia, la percepción cenestésica de nuestro cuerpo y “ser honestamente nosotros mismos” lo que permite una existencia integrada y saludable. Por este motivo, Biodanza estimula la parte sana de nuestra identidad, a través de la vivencia.

4. Poder deflagrador de la caricia: La conexión con las personas es esencial en todo acto de rehabilitación o curación, no existe crecimiento en solitario. El contacto con otros es lo que permite el crecimiento. La conexión verbal es insuficiente. Es necesario el contacto, la danza en pareja o colectiva y el compromiso corporal dentro de un contexto sensible, sutil y en feed-back. El contacto así, valoriza y da continente afectivo a las personas. Harlow, Spitz, Rof Carballo, López Ibor y Bowlby, han hablado de terapia de contacto -caricia- para resolver y prever patologías. La caricia es no sólo contacto, sino conexión amorosa y de comunión.

5. Poder del trance: El trance es un estado alterado de conciencia con disminución del ego y regresión a lo primordial. Sus efectos son de renovación biológica, porque durante este estado se reeditan las condiciones biológicas del comienzo del desarrollo. Muchos adultos llevan dentro un niño herido, abandonado, sin amor. La reparentalización permite curarlo, es decir el “nacer de nuevo” dentro de un contexto de amor y cuidado.

6. Poder de la expansión de conciencia: En Biodanza, un estado de percepción ampliada restablece el vínculo primordial con el universo sin drogas, ni plantas mágicas. Surgen intensos sentimientos de “unidad ontocosmológica” y “experiencias enteógenas”. La cenestesia disminuye la intervención del ego, induce estados de expansión de conciencia, de plenitud, y frecuentemente de éxtasis e íntasis, durante la vivencia.

6. Poder del grupo: El grupo en Biodanza es una matriz de renacimiento que se integra a nivel afectivo y constituye un campo de interacciones muy intenso. Su poder está en la inducción recíproca de vivencias entre sus participantes.

María Julia Sánchez de Machaen

Acerca de María Julia Sánchez de Machaen

Facilitadora, Didacta Internacional de Biodanza, venezolana, residenciada en México. Ha dictado talleres en Venezuela, España, México, Cuba y Panamá. Actualmente es Directora de la Escuela de Biodanza de Cancún.

Déjanos saber tu opinión ...