Cerrar
Cómo mantener el equilibrio emocional en tiempos de turbulencia

Toda crisis es una oportunidad de aprendizaje y transformación, pero salir airosos de ella siempre dependerá de las decisiones y elecciones que hagamos, de manera consciente o no.

Sin embargo también hay momentos en que la vida nos confronta con situaciones extremas, de las cuales a veces parece que no podemos escapar, al menos no físicamente, por lo tanto resulta conveniente echar mano de algunas estrategias que nos permitan minimizar el impacto emocional que ésta puede tener en el mediano y largo plazo, sobre nuestra salud física y mental.

Recuerda también que aunque no podemos escoger cada circunstancia que llega a nosotros, si podemos elegir como procesarla y que actitud usar para encararla.

Aquí algunas recomendaciones que te pueden ser útiles:

  1. Practica alguna actividad que te permita desconectarte y distraerte. Hazlo con toda la atención e intención puesta en ello para así drenar gran parte del estrés acumulado y evitar que en un futuro, este sea somatizado por el cuerpo al no saber qué hacer con tanta producción de adrenalina y cortisol.
  1. Haz ejercicios de respiración consciente. No hay que ser un experto para ello, solo trata de enfocar tu mente unos cuantos minutos al día en tu respiración, sintiendo como el aire entra y sale de tus pulmones mientras te liberas de toda la tensión muscular. Hacerlo habitualmente te ayudará no solo a liberar estrés, sino también a mantener tus pensamientos bajo control y gestionar mejor tus emociones.
  1. ¡Ríete! No importa si crees que no hay motivos para hacerlo. La risa es literalmente una de las mejores medicinas y la buena noticia es que el cerebro no sabe distinguir si es real o fingida, obteniendo los mismos beneficios para nuestro organismo. ¡Además es gratis!
  1. Pasa tiempo de calidad con amigos y familiares.Cómo mantener el equilibrio emocional en tiempos de turbulencia
  1. Desconéctate de vez en cuando de las noticias y controla tu reacción ante ellas.
  1. Deja de reforzar la crisis hablando constantemente de ello. Tenemos la falsa creencia de que quejarnos de una situación hará que cambie y que el dolor que ésta nos produce, desaparecerá. Pero el efecto es inverso. Por lo tanto, hazte consciente de las palabras que salen de tu boca y porque no, date el permiso de elegir otros temas de conversación. Si te resulta muy difícil, comienza practicándolo de manera consciente de a ratos y verás como poco a poco se convierte en un hábito.
  1. Convierte el agradecimiento en una práctica. Haz una lista de las muchas cosas por las cuales debes sentirte agradecido en esta vida y repásalas cada vez que puedas. Verás como tu energía y tu actitud hacia los acontecimientos que te rodean, poco a poco van cambiando.
  1. Nútrete con lecturas que alimenten tu alma y fortalezcan tu espíritu.
  1. Haz ejercicio regularmente para aumentar tus niveles de endorfinas, y disminuir el estrés.
  1. Practica la aceptación empezando por dejar de comparar el presente con el pasado. Del pasado hay mucho aprendizaje que rescatar solo eso, pero el presente está aquí invitándonos a que esta vez lo hagamos mejor.
Glenda Travieso

Acerca de Glenda Travieso

Escritora, Coach Neurolingüístico y Motivadora experta en bienestar emocional.

Déjanos saber tu opinión ...