Cerrar
Razones y tips para aprender a decir "NO"

Dentro de las habilidades sociales, aprender a decir “NO” es una habilidad que nos facilita establecer nuestros límites personales, permitiendo que los demás conozcan lo que estamos dispuestos a aceptar o no. Tiene estrecha vinculación con 3 tipos de comportamiento humano generalizado: el agresivo, el asertivo y el pasivo. El agresivo ignora los derechos de los demás y hace valer los suyos, contra viento y marea; el pasivo, permite que le mancillen sus derechos, y el asertivo respeta sus derechos y los de los demás.

Las razones por las cuales cuesta decir “NO”, las podemos resumir en las siguientes causas:

Baja autoestima: la persona se siente poca cosa, necesitada de la aceptación externa y débil para afrontar las posibles consecuencias de un “NO”.

Miedo al rechazo: la persona teme ser rechazada por aquella que hace la petición y también por el grupo social donde esta se desenvuelve.

Falta de asertividad: la persona no sabe expresar con cortesía, su negativa. Lo cual se traduce en la imposibilidad de establecer límites.

Experiencias negativas: en ocasiones pasadas, la persona sufrió graves consecuencias al expresar un “NO” y al recordarlas, la inmovilizan y no se atreve a repetir la acción.


¿Cuáles son nuestros miedos cuando no nos atrevemos a decir que “NO”? Pensará que soy una mala persona, se molestará, no me hablará más, me guardará rencor, pensará que no le quiero lo suficiente. A ciencia cierta, no podemos asegurar que algunas reacciones como estas, son imposibles, incluso que no sean posibles unas más drásticas. Pero aprender a decir NO, es saber que nuestros temores pueden hacerse realidad y, aun así, mantener nuestra posición. Nunca defraudaremos con un “NO” a aquellos que nos aman como somos, y que son, obviamente los únicos que nos aman verdaderamente.

TIPS acerca de cómo expresar un “No”:

  1. Siempre debe ser respetuoso y amable.
  2. No debe ser descortés, ni agresivo, pero tampoco postergador, ni ambiguo.
  3. Debemos hacer saber al otro que nuestro afecto ó respeto no están en juego con nuestra negativa.
  4. Que no estemos dispuestos a hacer su voluntad no significa que no nos importe lo que le sucede frente a nuestro rechazo.
  5. Privilegiamos nuestra necesidad, pero no despreciamos la de los otros.
  6. Debemos ser contundentes, pero no arbitrarios.
  7. “No” es “No” y hay una sola manera de decirlo. No deja puertas abiertas.

Una de las maneras de defender nuestros derechos, es valorarnos, amarnos y respetarnos. Es convertimos en personas asertivas, capaces de comunicar de manera respetuosa, nuestros pensamientos, deseos y decisiones.

Algunos ejemplos de conductas asertivas son las siguientes:

  1. Expresar opiniones, sentimientos, deseos y necesidades, de manera respetuosa, sin agredir.
  2. Decir “No”, cuando lo creas pertinente.
  3. Expresar tus emociones tanto positivas, como negativas.
  4. Iniciar o terminar conversaciones o cambiar de tema.
  5. Cuestionar normas o tradiciones que consideras injustas o absurdas.
  6. Hacer que se respeten tus derechos.

Si aprendemos a decir “No”, y a valorar nuestro “Si”, habremos dado un gran paso, en la conquista de una mejor calidad de vida. Es básico para el bienestar personal, y para la salud de nuestras relaciones.

Ser adulto significa poner límites y defender nuestras posturas, afrontando la perdida de aquellos que no nos aceptan como somos.

Isabel Aoun González

Acerca de Isabel Aoun González

Directora Editorial. Abogada. Asesora Motivacional. Blogger. Apasionada por convicción de la salud física,mental y espiritual. Dedicada a la búsqueda de herramientas que contribuyan con el bienestar integral.

Déjanos saber tu opinión ...