Recuerda tu vocación, tu misión personal


Cuando suceden cambios en la vida es un momento precioso, para dejar de llorar y lamentarnos, y para reencontrarnos con nosotros mismos, retomando  el diálogo interno,  recordando nuestra misión en la vida y la vocación que nos motivaba…

Muchos cambios son simples puertas a múltiples oportunidades que debemos ser capaces de ver, de elegir, de afrontar y de aprovechar.

Cultiva tu vocación, tu misión personal, recupera tu propósito, encuentra un nuevo camino… ponte en marcha.


Recuerda que vives en un sistema inteligente y que te encuentras en el presente, hoy y ahora, para amar y ser amado a través del servicio y de la entrega desinteresada.

Recupera tu propósito y tu felicidad dando, ofreciéndote y haciendo feliz a los demás…

Utiliza los dones con que te ha provisto la vida, esos talentos especiales que posees, para desarrollar tu vocación y generar felicidad.

Trabaja para conocerte a ti mismo y para desarrollar un poder emocional  mayor, una espiritualidad que quizás tenías abandonada, que te brindará el poder de cambiar y recuperarte a ti mismo.

Recupera el poder que nace como consecuencia natural del servicio despreocupado a los demás, y el poder mental de reconocerte como ser único, con deseos diferentes y propios… y un camino particular para buscar…

Recupera tu verdadero ser y tu verdadera actividad de vida, aquella que te brinda felicidad y abundancia en el camino.

Recupera tu vocación y tu misión en la vida.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.