Cerrar
Cómo sentirte bien en tiempos de crisis “la vida sigue”

A pesar de lo que ocurra a nuestro alrededor, y por más difícil que parezca, siempre tenemos la posibilidad de sentirnos bien con nosotros mismos. Se trata de una elección de vida.

No es fácil, pero definitivamente es posible y uno de los mecanismos para lograrlo es fluir con lo que acontece, sin resistencia; enfocando nuestra mirada hacia los momentos, experiencias, y situaciones agradables de nuestra vida y de nuestro entorno, ya que siempre las hay.

    1. Fluye con la vida. Acepta lo que no puedes cambiar y trabaja sobre lo que si puedes. Aprende a distinguir “los asuntos que dependen de ti”, “los que dependen de otros” y “los que dependen de Dios”. No es lo que nos sucede, sino cómo reaccionamos ante ello. Elije tomar decisiones, cuyos resultados te hagan sentir bien. A veces es mejor aceptar y apreciar al mundo y a la gente “tal como es”, en lugar de tratar de que “todo” y “todos” se ajusten a un ideal irrealizable.
    2. Vive el aquí y el ahora. Deja de pensar en lo que ocurrió o no ocurrió. Tampoco en lo que crees que sucederá. Este momento es el único momento garantizado para ti. Experimenta la vida que está sucediendo ahora, aún si la crisis está presente y vive un día a la vez.
    3. Reduce tus niveles de estrés. Respira. Baja la velocidad. Date permiso para hacer pequeñas pausas durante el día. Recupérate y permítete avanzar con claridad y propósito. Alimenta tu espíritu con pensamientos positivos.
    4. Haz de tu felicidad una prioridad. Trabaja tu Autoestima. Muchas veces estamos tan ocupados resolviéndole los problemas a familiares y amigos, que nos olvidamos de nosotros mismos y se nos pasa la vida. Tus necesidades son importantes. Si no te valoras a ti mismo, te cuidas y te apoyas, definitivamente estás saboteando tu felicidad. “Amarás a tu prójimo, como a ti mismo”.
    5. Concéntrate en lo que puedes cambiar. Invierte tu energía en las cosas que si puedes cambiar, empezando por ti y tus respuestas a lo que te acontece.
    6. Trabaja a diario sobre tus metas. Empieza a dar pequeños pasos cada día para que se hagan realidad. Dedícate consistentemente a alcanzar el resultado final.
    7. Comparte con las personas que amas y que te aman. Genera sentimientos gratificantes y motivadores.
    8. Perdónate y perdona a los demás. Suelta las cargas y libérate. Todos hemos sido afectados por nuestras propias decisiones y por las de los demás y aunque el dolor originado por estas experiencias es normal, a veces nos quedamos enganchados en ese sentimiento y lo convertimos en un verdadero sufrimiento. Revivimos ese dolor una y otra vez y no lo dejamos ir. El perdón es realmente liberador. No estás borrando el pasado, ni olvidando lo que pasó. Esto significa que decides dejar de lado el resentimiento y el dolor, y escoges seguir adelante con tu vida y las lecciones aprendidas.
    9. Define lo que deseas para ti. Sé sincero acerca de lo que realmente quieres y lo que te gustaría cambiar. Que tipo de vida deseas llevar y cuáles son tus prioridades. Una vez definida tu misión y visión de vida, da el primer paso.
    10. Valora todas las bendiciones que tienes en tu vida. Siempre las hay y son muchas. Agradece constantemente por ellas.

“Si nos programamos para fracasar, fracasaremos. Si nos mentalizamos para ganar, ganaremos. Es una simple elección personal”.

Compartir este producto:
Isabel Aoun González

Acerca de Isabel Aoun González

Directora Editorial. Abogada. Asesora Motivacional. Blogger. Apasionada por convicción de la salud física,mental y espiritual. Dedicada a la búsqueda de herramientas que contribuyan con el bienestar integral.

Déjanos saber tu opinión ...