Cerrar
¿Tu hijo es un niño indigo? tips para reconocerlo

Un “Niño Índigo” tiene características físicas, emocionales, y psíquicas exaltadas y diferentes, en lo que hasta ahora considerábamos un niño estándar, por darle alguna denominación. Los niños índigo, como su nombre lo sugiere, no son niños azules; se les denomina así, porque su aura, o campo energético tiende a reflejarse dentro de los colores añiles, azules, manifestando la utilización de los centros energéticos superiores como por ejemplo, la intuición, la telepatía, y la telekinesia.

Características generales del niño indigo:

Físicamente tienen un ligero abultamiento del lóbulo frontal, son de ojos grandes y de complexión ósea fina, por lo que generalmente son delgados. Comen poco, e incluso, algunos son vegetarianos, por no gustarles la carne. Sus 5 sentidos se encuentran altamente desarrollados, siendo sensibles a todo.

Auditivamente son capaces de oír decibeles más agudos, conversaciones y ruidos a distancia, molestándoles los ruidos estridentes y a todo volumen.

Visualmente pueden fácilmente ver los campos energéticos o auras de las plantas, animales y otras personas.

Olfativamente elevado interés por oler todo lo que les rodea y son muy definidos en los olores que les gustan o no. Además, los detectan a distancia.

Táctilmente son hipersensibles, les molesta los materiales sintéticos como por ejemplo, el roce de las etiquetas, prefiriendo las ropas confeccionadas con tejidos 100% naturales. Tienden a ser más zurdos o ambidiestros. Además gozan de exceso de energía.

Emocionalmente tienen dificultad para aceptar y manejar la autoridad. No aceptan las restricciones, amenazas e imposiciones, no les gusta ser mandados. De ahí que son confrontadores, retadores tienen la determinación de hacer las cosas por sí mismos. Son altamente demócratas con derecho a voz y voto en todas sus relaciones. Tienen poca tolerancia a la deshonestidad, inautenticidad, no soportan la manipulación. Tienen un gran sentido de integridad y funcionan en base al amor y no al temor. Requieren la presencia de los padres. No les gusta que las cosas se hagan por salir del paso, desean calidad de tiempo con gratificaciones tangibles, requiriendo estabilidad adulta y seguridad emocional alrededor de ellos.

Psíquicamente son altamente intuitivos pueden manifestar dones de telepatía.

Además son:

  • Inquietos les cuesta mucho mantenerse en un mismo sitio y pareciera que no se casan. Esto es porque tienen un alto voltaje de energía. De ahí que necesitan liberar toda esa energía moviéndose y se les califica de hiperactivos.
  • Tienden a aburrirse fácilmente de las cosas. Sólo ponen atención y concentración en aquello que es de su interés, por lo que los niños índigos están teniendo muchos problemas con el sistema educativo y la memorización.
  • Aprenden por participación, en forma exploratoria creativa y reflexiva. Les gusta ser autores, no seguidores.
  • Tienen la intención de  a romper viejos esquemas y dogmas basados en falacias y temores.
  • No responden al temor ni a la culpa, que son las energías que nos han mantenido anclados a la realidad de separación de tercera dimensión porque ellos saben quiénes son, en su esencia.
  • Se recuerdan quiénes son y tienen memoria fresca de sus vidas pasadas.

Hay dos características resaltantes en los niños índigos:1) Son altamente técnicos, por ejemplo: entienden el sistema de computación desde temprana edad y todo lo relacionado con la electrónica y 2) Tienen inherentes capacidades de sanación.

Compartir este producto:
Denisse Troconis Aoun

Acerca de Denisse Troconis Aoun

Fundadora de TuESTIMA. Consultora Marketing Digital. Asesora Motivacional. Mamá Bloguera. Emprendedora. Líder Proactivo. Amante de la superación personal. Coach Autoestima Infantil.

Déjanos saber tu opinión ...