10 errores frecuentes que te impiden bajar de peso

Cada día incrementa el grado de conciencia acerca de la importancia de una buena alimentación en relación a la salud. Las personas se están interesando en las propiedades de los alimentos para gozar de una vida en bienestar y además, como fórmula para prevenir y resolver temas concretos de salud.

Errores comunes

  1. Creer en dietas milagrosas

Se caracterizan porque con gran sacrificio, y en poco tiempo, puedes perder una cantidad importante de kilos.

El nivel calórico de estas dietas es muy bajo y pueden traer serios perjuicios a la salud. Además, en la mayoría de los casos se recupera el peso fácilmente, debido a que la persona no ha cambiado sus hábitos alimenticios y al retomar la rutina de vida se vuelven a cometer los mismos errores en cuanto a la ingesta de alimentos.

  1. No desayunar

Ocasiona un incremento del hambre en las horas posteriores, con el aumento correspondiente en la cantidad de alimentos que requieres para saciarla.

  1. Creer que las frutas no son calóricas y consumirlas en cantidad

Las frutas son alimentos saludables por su alto contenido de fibra, agua, antioxidantes, vitaminas y fructosa (azúcar). Debido a que algunas contienen más azúcar, se recomienda el consumo inteligente para evitar efectos negativos en el metabolismo.

Nutriólogos coinciden en señalar que por muy nutritivas que sean, pueden hacerte ganar peso. Por ello, la recomendación es consumir dos o tres porciones al día, cuidando que sean frescas, evitando las envasadas o en almíbar. Asimismo, para provechar sus nutrientes y metabolizar mejor sus azúcares, lo ideal es consumirlas en la mañana o al medio día. También lo puedes hacer una hora antes de la comida o dos horas después.

Entre las frutas más calóricas, se encuentran: cambur, uva, patilla, mango, dátiles e higos. Debes consumirlas por sus valiosos nutrientes pero en pequeñas porciones.

  1. Cenar demasiado tarde

Comer después de las 8 de la noche y en especial si se ingieren alimentos altos en hidratos de carbono o con muchas calorías, favorece la acumulación de grasas durante el sueño. Lo ideal es cenar a más tardar entre 6 y 7 de la noche, alimentos livianos y en pocas cantidades. Una ensalada de atún o de pollo, una pequeña porción de pollo o pescado a la plancha acompañada de vegetales verdes o ensalada, son ideales.

  1. No consumir suficiente agua

El agua es vital para nuestro organismo. Además, de ayudar al funcionamiento óptimo de todos nuestros órganos, actúa como desintoxicante, e hidratante de nuestra piel. Suprime el apetito de forma natural y ayuda al cuerpo a metabolizar las grasas. Se recomienda consumir de litro y medio a dos diarios, según tu peso y ritmo de actividades.

  1. Hacer dieta solo para oportunidades específicas

Hacer dieta estricta sólo para un evento, ir a la playa o fiesta, además de los posibles daños a tu salud, sólo te traerá ganar peso inmediato al consumarse el suceso. Resulta mucho más beneficioso, adquirir buenos hábitos alimenticios que te permitirán a lo largo de tu vida, mantener un peso estable y sentirte saludable.

  1. No hacer ejercicios

El ejercicio es vital para la salud y un excelente apoyo a los fines de bajar de peso. Hoy en día, hay un sinfín de actividades dentro y fuera de un gimnasio que no solo te apoyarán en la tarea de bajar de peso y mantenerte en forma, sino que sin lugar a dudas influyen positivamente en tu bienestar integral. Cuerpo – Mente – Espíritu.

  1. Tomar laxantes y diuréticos para adelgazar

La ingesta de estos productos puede traer graves y dañinas consecuencias a tu organismo. Los diuréticos nunca acabarán con las grasas acumuladas en exceso en nuestro cuerpo.

  1. Pesarse a diario para constatar el peso

Esta acción no solo te desanimará en muchas ocasiones, sino aumentará tu ansiedad y obsesión acerca de la efectividad o no de la dieta que estás realizando.

  1. Comer en cantidad productos etiquetados como “light”

Mucha atención con estos alimentos, lee la totalidad de sus ingredientes y recuerda nada en cantidad es saludable.

Para estar en “forma” de una manera saludable, es imprescindible incluir en nuestra rutina buenos hábitos alimenticios y hacer ejercicios. No existen fórmulas mágicas ni atajos, como en todas las áreas de nuestra vida, para mejorar o progresar en alguna, se requiere un “Trabajo” o “Esfuerzo”, que podemos realizar de una manera agradable, pero siempre con constancia y perseverancia. Es una elección personal ¿Tú que decides?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.