Climaterio y depresión… ¿Amigos inseparables?

La perimenopausia o climaterio, es la etapa de transición hacia la menopausia. Se produce durante el final de la vida reproductiva de la mujer. En esta etapa previa que se inicia normalmente alrededor de cuatro años antes de la menopausia, es cuando las mujeres comienzan a experimentar ciclos menstruales irregulares y desordenados. Termina aproximadamente un año después de la llegada formal de la menopausia, es decir, cuando la mujer ha pasado doce meses sin tener el periodo.

Investigaciones sugieren que sobre todo en mujeres con antecedentes de depresión, o en aquellas susceptibles a trastornos del ánimo, los cambios hormonales relacionados con el ciclo de reproducción aumentan el riesgo de episodios depresivos. Algunos estudios recientes se han concentrado particularmente en este período, arrojando como resultado que las mujeres en esta etapa de transición a la menopausia son hasta tres veces más propensas a presentar síntomas depresivos que las mujeres menopáusicas.

En un estudio durante cinco años realizado a 2.565 mujeres con edades entre los 45 a 55 años, se comprobó que aquellas que habían sufrido de depresión en periodos anteriores a sus síntomas perimenopáusicos, tenían mayor probabilidad de padecer de episodios depresivos una vez iniciada esta etapa. Sin embargo, esto no quiere decir que las mujeres sin antecedentes de depresión estuvieran exentas de este riesgo. En otro estudio realizado a 231 mujeres sin antecedentes depresivos que estaban a punto de entrar en la menopausia, y haciendo uso de la escala de medición del Centro para Estudios Epidemiológicos de la Depresión, se encontró que la probabilidad de depresión en una alta puntuación, fue cuatro veces mayor durante la fase de perimenopausia, según lo reportó Barbara Parry, MD en “Psychiatric Times” .

Parry escribe: “Las mujeres perimenopáusicas en particular, están en riesgo de presentar una nueva aparición y la recurrencia de episodios depresivos mayores. Las mujeres con antecedentes previos de síndrome premenstrual o depresión posparto tienen un mayor riesgo”.

Ahora bien, ¿qué justifica tal predisposición?

En las mujeres, los ovarios producen las hormonas femeninas llamadas estrógeno y progesterona. Estas dos hormonas controlan los períodos menstruales de la mujer y otros procesos en su cuerpo. Cuando la mujer se acerca a la menopausia, sus ovarios empiezan a producir cada vez menos de estas hormonas lo que puede provocarle, entre otras cosas, cambios de humor significativos. El estrógeno por ejemplo, inhibe el cortisol, la hormona del estrés que desencadena una respuesta de “lucha o huida”, y estimula el neurotransmisor serotonina encargado de regular los estados de ánimo. La progesterona tiene un efecto calmante y puede prevenir los síntomas de pánico. Sin estas dos hormonas trabajando para producir una sensación de bienestar, las mujeres son extremadamente vulnerables a las caídas de humor y a la depresión clínica.

¿Cuáles son los signos de depresión en la perimenopausia?

Los síntomas de la depresión en la perimenopausia son los mismos que se presentan en una depresión provocada por cualquier otra causa. Algunos de estos son:

  • Cambios de humor bruscos y de intensidad variable.
  • Estrés.
  • Desinterés por hacer cosas que antes le eran placenteras.
  • Problemas con el dormir.
  • Fatiga o cansancio.
  • Problemas de atención y/o concentración.
  • Sentimientos de culpa e inutilidad.
  • Pensamientos de muerte o suicidio.

La depresión relacionada con la perimenopausia puede ser tratada con antidepresivos, con la terapia de reemplazo hormonal (TRH), o una combinación de ambos. Los efectos de la TRH en mujeres perimenopáusicas varían dependiendo del diagnóstico, el estado menopáusico (si hay sofocos), la dosis de estrógenos y progesterona, y la duración del tratamiento. En algunos estudios, el estrógeno por sí solo no redujo los síntomas de la depresión; sin embargo, este aceleró y mejoró la respuesta antidepresiva.

Es importante siempre consultar con su médico de confianza acerca del uso de este tipo de medicamentos, en especial si usted presenta algún tipo de antecedente de cáncer de mama o endometrio.

¿Qué otras cosas pueden ayudar a superar la depresión en la perimenopausia?

Adicional al tratamiento farmacológico, hacer cambios en el estilo de vida puede ayudar a las mujeres a enfrentar mejor estos episodios de depresión:

  • Llevar una dieta equilibrada.
  • Consumir alimentos ricos en omega-3.
  • Realizar algún tipo de actividad física. El ejercicio aeróbico mejora el estado de ánimo pues aumenta la producción de endorfinas.
  • Evitar el consumo de sustancias tóxicas.
  • Disminuir el consumo de cafeína.
  • Hacer actividades que le generen bienestar y placer.
  • Practicar actividades de relajación como el yoga y la meditación.
  • Mantenerse conectada con la familia, con los amigos y con el entorno en general.
  • Dormir lo suficiente.

Es importante destacar que a los cambios hormonales aquí descritos, se suman otros factores que aumentan el nivel de estrés en la mujer, ante la incomodidad de la nueva situación en la que se encuentra. Algunos síntomas, como los sofocos y el insomnio, pueden agravar este estrés. Por lo tanto es muy importante mantenerse informada sobre todos los aspectos relacionados con esta nueva etapa de la vida, para así contar con las herramientas y los conocimientos necesarios para entender esta situación y poder enfrentarla lo mejor posible.

Por último, ten presente si tienes algún ser querido pasando por este etapa de cambio, que durante este período es muy importante el apoyo emocional que reciba la mujer para que se sienta mejor y sus episodios de depresión sean menos recurrentes.

Basado en el post original: Perimenopause and Depression by Therese J. Borchard.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.