Cómo aumentar tu productividad diaria

Descubrí cómo hacen las personas más exitosas, para mantener sus hábitos y seguir incrementando su productividad. Cambiar hábitos limitantes nunca fue tan fácil…

¿Qué es un hábito?

Un hábito es una actividad que realizás habitualmente de forma natural. Y para entender mejor lo que sigue a continuación, vale hacer la diferencia entre rutina y hábito: Una rutina es algo que hacés a conciencia: sabés que lo estás haciendo, porque te obligaste a hacerlo, o porque querés hacerlo.

Lo usual es que las rutinas, cuando se mantienen por periodos relativamente extensos de tiempo, se conviertan en hábitos. La rutina es algo que vos conscientemente hacés, un hábito ya es algo automático.

Por eso generalmente no resulta sostenible, hacer un cambio de hábito por un mandato o por algo que no querés lograr por tu cuenta. Y si entendés esto y cómo funciona tu cerebro para formar hábitos, podés re-direccionar la energía que estás utilizando para un hábito improductivo, en cualquier otro hábito de éxito y saludable que querés implementar.

Aprender a poner a tu cerebro de tu lado, es decir asimilar cómo funcionan los hábitos, es bien simple.

Lo primero que precisás saber es que es muy difícil eliminar tus hábitos (algunos autores afirman incluso, que hacerlo es imposible). Pero lo que sí podés hacer es cambiar los hábitos existentes por otros que sean más productivos.

Recordá esto: Un hábito es cualquier tipo de actividad que se repite de forma naturalizada en tu día. Darte cuenta que estás frente a un hábito puede ser algo complicado, porque los tenés súper naturalizados.

Así que para notarlo, precisás 2 cosas: Observarte y reflexionar sobre tus acciones diarias. Y entonces reconocer cuáles de tus actividades diarias, que te están ayudando a alcanzar tus objetivos… y cuáles no.

¿CÓMO PONER TU ÉXITO EN PILOTO AUTOMÁTICO?Cómo aumentar tu productividad diaria

El cerebro es un músculo. Y como todo músculo hay que entrenarlo. Para entrenar al cerebro a reconocer los hábitos precisás entender cómo funciona, en la formación de hábitos.

Un hábito es un ciclo que se compone de 3 cosas:

  1. Una señal
  2. Una rutina
  3. Una recompensa

Por ejemplo, cuando una persona prepara un examen:

  1. La señal: fecha límite, tal día es la fecha de rendir el examen.
  2. La rutina: ponerse a estudiar.
  3. La recompensa: aprobar el examen, la sensación de éxito, recibir un regalo por tener buenas notas, etcétera.

De esta manera, con la repetición y naturalización de esas 3 cosas, es que se convierte en un hábito.

EL SECRETO DE LAS PERSONAS MÁS EXITOSAS

Las personas más exitosas, para mantener sus hábitos y seguir incrementado su productividad, lo que hacen es conectar la señal con la recompensa… ¡Y ejecutar la rutina! Unen el paso 1 con el paso 3.

¿Cómo usar esto a tu favor?

Fijándote deadlines: Cuando te ponés metas, determiná fechas límite para lograrlas. ESTO ES FUNDAMENTAL. Una de las razones por la cual el 90% de las personas, no logra sus objetivos, es porque no se pusieron fechas límite.

Podés hacerlo así:Cómo aumentar tu productividad diaria

Paso  #1: Escribí el objetivo y la fecha límite. Escribir el objetivo en un papel te permite bajar las cosas a tierra.

Paso #2: Compartilo con una persona. Compartir las cosas te obliga a comprometerte no solo con vos, sino con alguien más. Hacerse trampa en solitario es muy fácil… por eso sumar a otra persona suele generar presión y sentido de responsabilidad extra, que te ayudan a lograr lo que te proponés.

Paso  #3: Ponelo en un lugar visible. Para que lo veas todos los días, y se convierta en un disparador de un hábito positivo. Así lograrás señales para generar tus hábitos positivos.

Y una vez que completes ese proyecto y ese objetivo… ¡PREMIATE!

Celebrar y premiarte es lo que le informará a tu sistema de hábitos en tu cerebro, que hiciste un buen trabajo, y te incitará a volver a hacerlo.

En el video a continuación, podés ver una entrevista que me hizo Walt Clay, para Lienzo International, donde lo explico con más detalle…

¿QUÉ OTROS HÁBITOS DE ALTO RENDIMIENTO PODRÍAS IMPLEMENTAR?

  • Planificar Tu Día: Nunca arranques tu día sin haberlo planeado antes (solo te lleva 5 minutos hacerlo). Podés empezar preguntándote ¿En qué voy a enfocarme hoy? ¿Cuáles son las cosas más importantes a completar?
  • Incrementar Tu Energía: Podés aumentar la energía psicológica, física y emocional…Cómo hacerlo? Ejercitarte, meditar, alimentarte correctamente, son algunas opciones.

En síntesis: Los hábitos no pueden eliminarse… ¡pueden cambiarse! Y cambiar un hábito es fácil si conectás las señales con las recompensas, y sencillamente cambiás las rutinas:

Voy con un ejemplo de cuando me propuse despertarme más temprano en la mañana:

Viejo hábito:

Paso 1 – Disparador: suena la alarma.

Paso 2 – Rutina: apagar el despertador.

Paso 3 – Recompensa: dormir un rato más hasta el desayuno.

Sin embargo, este viejo hábito se convirtió en un patrón limitante cuando precisé arrancar mi día a las 6.30 AM. Como no podía eliminarlo, lo que hice fue cambiar únicamente la rutina y agregarle una recompensa.

Paso 1 – Disparador: suena la alarma.

Paso 2 – Rutina: levantarme de la cama.

Paso 3 – Recompensa: tomar un café recién hecho (para esto dejé programada la cafetera, para que tenga listo el café a las 6.30 AM).

Tener ese premio o recompensa, ayudó a convertir este ciclo en un hábito duradero y sostenible.

Ahora te dejo una pregunta: ¿Qué hábitos improductivos te gustaría cambiar? ¿Con cuál precisás ayuda? Escribime tu comentario acá debajo y seguimos…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.