¿Conoces los efectos negativos de las emociones reprimidas en tus niños?

Los niños requieren aprender a entender sus emociones desde que nacen, y los padres son los llamados a realizar esta tarea. Para que puedan hacerlo, es fundamental que entiendan sus propias emociones, que sean capaces de identificarlas y entender sus consecuencias.

Un niño que tiene una pataleta o berrinche te está mostrando que está enfadado por alguna  razón y que no es capaz de entender qué le pasa o cómo manejar esos sentimientos en su interior. Para hacerlo, necesita de tu apoyo.

Actualmente el medio donde nos desenvolvemos estimula la “no expresión emocional”, sobre todo, aquellas emociones que social y culturalmente han sido etiquetadas como negativas, tales como la rabia, la ira, la tristeza, el dolor, o el miedo, y en consecuencia hay la tendencia a negarlas, reprimirlas, esconderlas o apaciguarlas.

En psicología se definen las emociones como aquel sentimiento o  percepción de los elementos y relaciones de la realidad o la imaginación, que se expresa físicamente mediante alguna función fisiológica, e incluye reacciones de conducta como la agresividad o el llanto.

Si bien hay emociones que se les califica como positivas, porque están vinculadas a la armonía, paz y bienestar y otras que se etiquetan como negativas por estar asociadas al desasosiego, intranquilidad, y malestar, todas son legítimas, y válidas. Forman parte de nosotros como seres humanos y no podemos evadirlas y mucho menos reprimirlas, pero sí debemos aprender a manejarlas, ya que impactan en  nuestro pensamiento y acciones.¿Conoces los efectos negativos de las emociones reprimidas en tus niños?

Las emociones son nuestras guías y reprimirlas es perder la oportunidad de entender qué es lo que nos está pasando.

Tenemos la tendencia como padres a enfocarnos en brindarles a nuestros hijos el mayor aprendizaje en los campos atinente a la educación formal y deportiva, lo cual indiscutiblemente es muy importante, pero desatendemos su sano desarrollo emocional, vital para una autoestima sana y para una vida equilibrada, donde cuenten con las herramientas necesarias para afrontar los retos inherentes a la vida misma.

Está científicamente comprobado que las emociones reprimidas se transforman en enfermedades, de allí la importancia de aprender a expresarlas. Es tan importante lo que pensamos, como la manera de expresarlo. Hacerlo de manera asertiva requiere de práctica. Conocer cómo expresar un estado de ánimo requiere conocimiento de nosotros mismos, además de tener presente que las palabras bien pensadas y bien expresadas favorecen una comunicación adecuada y productiva.

En general reprimimos las emociones porque hemos sido educados con la creencia de que son malas, entonces las negamos. Las emociones reprimidas están en nuestro cuerpo hasta que decidimos y aprendemos a liberarnos de ellas. Si no liberamos las emociones que nos hacen daño de nuestro pasado, nuestras reacciones en el momento presente van a ser reacciones del pasado que continúan presentes.

Nuestros hijos necesitan entender sus emociones, aprender a ponerles nombre y sobre todo, razonar qué es lo que significa cada una de esas emociones. Solo conociendo lo qué significan, aprenderán a buscar las soluciones para sentirse bien y expresar con claridad su sentir.¿Conoces los efectos negativos de las emociones reprimidas en tus niños?

Enséñale a “entender” sus emociones y ratifícale a menudo que sentirlas “No es malo”. Las consecuencias de no hacerlo, pueden ser:

1. Pensará que mostrar sus emociones es algo malo.

2. Se sentirá confundido cuando quiera llorar y no sabrá qué hacer cuando se sienta triste.¿Conoces los efectos negativos de las emociones reprimidas en tus niños?

3. Se esconderá para llorar y pensará que es débil si lo hace delante de otras personas.

4. La falta de creatividad y de conexión con sus emociones no le permitirán ser auténtico o mostrar sus verdadero ser.

5. Crecerá con un mínimo desarrollo de su inteligencia emocional, se desconectará de su real sentir y querer. Posibles enfermedades y problemas de salud.

6. Tendrá dificultades para conectar y entender a las demás personas.

7. Será más propenso a culpar a los otros de cómo se siente, en lugar de buscar una solución para sentirse bien.

8. Siendo adulto, cuando acabe una relación romántica no sabrá cómo manejar sus emociones y pensará que la vida no tiene sentido.

9. Aprenderá a no llorar y a mostrar sus emociones de otra forma, como a través de la ira.

10. Puede retraerse en sí mismo y pensar que el mundo que le rodea es demasiado hostil y que todos quieren hacerle daño.

11. Crecerá desconociendo cómo expresar sus emociones de forma constructiva o sin herir a los demás.

12. Puede ser un niño que provoque bullying en la escuela por no saber cómo expresar sus emociones.¿Conoces los efectos negativos de las emociones reprimidas en tus niños?

Te sugiero comiences por identificar sus emociones básicas, hay muchos juegos sencillos para mostrárselo:

Alegría/ Felicidad

Tristeza

Ira

Miedo

Disgusto/Asco

Sorpresa/ desconcierto

Se requiere poner atención para saber reconocer una determinada emoción. Pero, además de identificarla, es importante aprender a expresarla de la mejor manera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.