Dinámica Autoestima

La autoestima es el conjunto de creencias que tenemos acerca de nosotros mismos, a veces con alta autoestima y otras veces baja autoestima. En algunas oportunidades nos queremos y en otras nos odiamos. Es normal que se presenten variaciones en nuestra estima, pero lo importante es que la mayor parte del tiempo esté en alta.

  • Haces una evaluación sobre ti mismo, tu imagen, como te ves, tus desempeños, tus resultados obtenidos y que eres capaz de obtener.
  • Proyectas esa misma imagen, actúas de acuerdo con esta evaluación, empiezas a ver que lo que piensas se vuelve realidad.

No siempre es real la evaluación que haces sobre ti mismo. A veces la aumentas pero la mayoría de las veces la disminuyes, cuanto tienes autoestima baja. Si lo crees, lo proyectas y lo obtienes. Así es la dinámica de la autoestima. Si crees que eres inferior de la misma forma te comportarás.

Todas aquellas cualidades, capacidades, modos de pensar o de sentir que nos atribuimos, conforman nuestra “imagen personal” o “autoimagen” o “autoconocimiento”. La autoestima es el análisis y valoración que hacemos de nosotros mismos sobre la base de las sensaciones, percepciones y experiencias que hemos ido teniendo a lo largo de la vida. Nos sentimos listos o tontos, capaces o incapaces, nos gustamos o no.

Algunas características de la dinámica autoestima:

lo-pequeno-es-posible

  • La autoestima se configura gradualmente y se refuerza con nuestros pensamientos y actuaciones. Pensamos positivo, obtenemos un excelente resultado, reforzamos la autoestima alta.
  • La autoestima alta es la disposición para enfrentarnos con confianza ante la vida y los retos que se presentan.
  • Es el valor que nos damos, la capacidad que sentimos, la aptitud y destreza que creemos tener para realizar las diferentes tareas.
  • Estableces comparaciones con los demás, para elevar o disminuir tu autoestima, porque nos gusta competir y establecer mediciones.
  • Las influencias externas positivas y negativas también contribuyen en la configuración de la autoestima. En especial los padres, profesores y jefes, todo aquel con poder de influencia en nuestra vida.
  • Las derrotas refuerzan el sentimiento de frustración y baja autoestima, por lo que debemos acudir a nuestros recuerdos positivos y triunfos pasados, para revertir esta sensación de debilidad.
  • La visualización del futuro optimista refuerza el sentimiento de logro y alta autoestima. Así que a soñar mucho con optimismo y visualizar el éxito.

Según la psicología todas las personas son capaces de desarrollar la autoestima alta.

¡Así que: adelante cree en ti!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.