“Donde hubo fuego, cenizas quedan”

¿Los amores del pasado vuelven a arder? ¿Por qué regresamos a los amores que en su momento NO funcionaron? ¿Quieres dejar de “reciclar” amores? ¡No te pierdas este artículo!

¿Has vivido un amor apasionado e intenso, lleno de recuerdos y momentos que desearías volver a vivir? Este artículo es sobre esos amores que por alguna razón fueron, pero hoy, ya no son.

Pareciera que nadie llena la talla de ese o esos amores que marcaron tu vida (y así es); Pero es así porque has sido tú quien ha ocupado ese puesto con alguien que ya no está, y eso lo convierte en un lugar difícil de llenar para quien desee acompañarte.

Imagina un trono, una silla junto a la tuya hecha a la medida de la pareja que llamas “el amor de tu vida”, y responde a esta pregunta:

¿Quién podrá tener la misma talla si está hecha a la medida de la pareja que se fue?

Tu respuesta fue: ¿“Nadie”?

Bien, nadie es igual a nadie.

Pero entonces “nadie” te acompaña y tú deseas una pareja para tu vida, ¿cierto?

“Donde hubo fuego, cenizas quedan”

El primer paso para avanzar es desocupar ese espacio. Fue grandioso, maravilloso e inolvidable pero ya NO ES.

La vida se ha movido, no puedes ni podemos pararla porque sería igual que intentar sostener el agua entre las manos. Si no se escurre se evaporará, pero cambiará, aunque tú no quieras.

La mente es soberbia, egocéntrica. No admite lo que no desea, por ello busca aferrarse a lo que cambia y reconstruye una “realidad” que le venga bien. Aunque esta realidad te haga daño.

Ahora veamos la soledad como algo que nos “hace ver” que no estamos acompañados, la soledad no nos agrada porque no hemos aprendido a sentirnos bien con nosotros mismos; no sabemos ser suficientes simplemente por existir, así que una persona a nuestro lado basta, sin pensar mucho en la calidad de la compañía, simplemente deseamos Sentirnos acompañados.

Los viejos amores son nuestra zona de confort, son “modelos probados”.

Las cenizas que dejan los amores pasados no arden de nuevo, aunque sí hayan dejado cenizas a su paso. Fueron en un lugar, en un tiempo y con una persona diferente a la que eres ahora…“Donde hubo fuego, cenizas quedan”

Cambiaste porque NO PUEDES EVITARLO, pero puedes elegir vivir en tu presente y ser la persona que eres hoy. Y empezar una búsqueda nueva de una persona nueva, con una talla nueva y una silla nueva que te acompañe en tu nueva versión de ti en este momento nuevo de tu vida

Las personas buscamos pareja cuando no la tenemos, buscamos ser felices cuando ya la tenemos y esperamos perfección de ellos hacia nosotros, todo ello es un juego de la mente que nos atrapa y nos hace dar vueltas en círculos…

Quizá en este punto, te preguntes ¿Cómo salir de esta dinámica? Pasos sencillos:

Acepta el cambio y cambia con él.

Evita mirar atrás, enfócate en tu presente.

Eleva tus expectativas de ti misma, atraerás una pareja con una energía símil a la tuya.

Evita contacto con los hilos del pasado, (básico, ¿no crees?)“Donde hubo fuego, cenizas quedan”

Tú eres lo más importante y valioso que tienes, y si has reciclado amores y te has encontrado más decepcionada que antes, requieres trabajar en tu amor propio.

Puedo ayudarte si generas una cita a través del portal de TuEstima, o directamente a través de mis redes sociales activadas debajo del presente artículo.

Con cariño:

Shala Múgica, Fénix Coach.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.