Efectos de las emociones “contenidas o no expresadas” en nuestra salud ¿sabes qué es la fibromialgia?

La Fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza por dolor musculo esquelético generalizado, con una exagerada hipersensibilidad en múltiples áreas corporales y puntos predefinidos, sin alteraciones orgánicas demostrables.

La Fibromialgia está considerada como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud desde 1992. Sin embargo, algunos autores afirman que no debe considerarse como una enfermedad debido entre otras razones, a la falta de anormalidades en el examen físico, en los exámenes de laboratorio objetivos o estudios de imágenes médicas para confirmar el diagnóstico.

Algunos estudiosos de la FIBROMIALGIA, la llaman la “Enfermedad de las Emociones no Expresadas”, es decir, emociones represadas, contenidas y estancadas, por no fluir al exterior a través de la palabra o la acción.

Parten de la creencia de que somos una unidad indivisible constituida por cuerpo, mente y espíritu. Porque en efecto, la salud entendida como un estado de completo bienestar, constituye el resultado de un perfecto equilibrio entre estas tres estructuras. El espíritu habita en el cuerpo y se relaciona con el exterior a través de la mente. Nos pone en contacto con nuestra verdadera esencia, nos impulsa a buscar nuestro propio rumbo y a emprender el camino de la realización personal. A su vez, el espíritu forma parte del espíritu universal.

No existe separación entre lo que sucede en la mente y lo que ocurre en el organismo. La totalidad de nuestro organismo físico se ve afectado por nuestros pensamientos. Nuestras células y órganos los escuchan de manera constante. La depresión afecta nuestro sistema inmunológico. La alegría, el enamoramiento y la sensación de bienestar y armonía, lo fortalece. Sentirnos satisfechos nos mantiene sanos y prolonga nuestra vida, nada tiene más poder sobre el cuerpo que las creencias que mantenemos.

Afirman que la Fibromialgia supone un manejo deficiente de los pensamientos y emociones, porque su energía no se libera a través de la palabra o mediante la acción. Por el contrario, la acción se reprime y la energía del pensamiento y emoción se quedan bloqueadas en forma de tensión, que se manifiesta mediante dolor y una gran variedad de síntomas.

La Fibromialgia se caracteriza por diversidad de síntomas, entre ellos:

  • Dificultad para dormir
  • Fatiga extrema
  • Rigidez de intensidad variable de los músculos y, tendones
  • Dolores de cabeza
  • Períodos menstruales dolorosos y fuertes
  • Adormecimiento de las manos y pies
  • Problemas con el pensamiento y la memoria, algunas veces llamados “lagunas mentales”
  • Colon irritable.
  • Vejiga irritable
  • Ansiedad
  • Dolor torácico
  • Disminución de la visión
  • Calambres, etc.Efectos de las emociones “contenidas o no expresadas” en nuestra salud ¿sabes qué es la fibromialgia?

No existe una receta universal para la cura de la Fibromialgia. Los tratamientos empleados van enfocados a controlar los síntomas, incluyendo el ejercicio, las terapias conductuales y ciertos fármacos. Dormir suficiente y llevar una dieta saludable, son de gran ayuda.

Es vital el cambio de hábitos que nos perjudican, especialmente el de la mala alimentación. Los suplementos alimenticios que aporten nutrientes celulares y liberen radicales libres del organismo pueden ayudar en gran manera con los dolores y combatir la enfermedad. Un suplemento alimenticio muy utilizado es el magnesio. Asimismo, la dieta sin gluten ha demostrado ser un eficaz tratamiento que consigue la remisión total o la mejoría de los síntomas en una parte de pacientes con fibromialgia, en los cuales el cuadro clínico es motivado por la presencia de una enfermedad celíaca no reconocida ni diagnosticada, o una sensibilidad al gluten no celíaca

Asimismo, requerimos un cambio de estilo de vida, más relajado y armonioso, dejando de lado el estrés. El ejercicio, el yoga, la meditación y el mindfulness, resultan muy beneficiosos, así como el aprendizaje de la respiración consciente. Otras opciones consisten en masajes, ejercicios acuáticos y terapia ocupacional.

Afecta a las mujeres 10 veces más que a los hombres. Se observa mayoritariamente entre los 20 y los 50 años de edad, aunque existen casos de niños y ancianos aquejados de esta enfermedad. Se presenta con mayor frecuencia en las mujeres, por ser éstas más emocionales, a diferencia de los hombres que son más racionales. Es multifactorial porque obedece a innumerables causas. Su origen se vincula inclusive, a patrones culturales, familiares y sociales estrictos.

Precisamos transformar nuestra manera de pensar, sentir y actuar, cuyo resultado o producto sea una persona sana y feliz. Actuar de manera asertiva, desarrollando una actitud positiva, estableciendo límites sanos, aceptándonos y valorándonos tal como somos, son potentes herramientas de prevención y mejora para esta enfermedad. La emoción que no se libera, es demoledora para la salud.

Ningún pensamiento permanece en tu cabeza sin pagar renta. Pagarás el precio de los pensamientos negativos, en salud mental y física, afectando directamente tu nivel de felicidad.

Si tu estilo de vida fomenta el equilibrio de tu cuerpo físico, mental y espiritual, serás cada vez más saludables y modificarás incluso a tu favor, el proceso de envejecimiento. Transformarás tu realidad y te sentirás siempre renovado, sin importar tu edad cronológica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.