Extraño tanto, todo lo que nunca hicimos...

“Mi vista se perdía entre los rayos del sol que atravesaban la ventana, me parecía que todo alrededor era irrelevante.

Mi mente se iba al pasado a los momentos mágicos que viví a su lado. En uno de ellos jugueteábamos en la sala mientras hicimos planes para viajar a París.

Nunca fue posible.

La última vez que regresamos hablamos de eso, ya habíamos puesto una nueva fecha y todo se vino abajo…otra vez.

Así tuvimos muchos momentos de nuevos planes, de nuevas fechas para los viejos planes. Tantas nuevas promesas, o ¿Viejas promesas?

En mi mente están confundidas ambas promesas sin cumplir…me aferro a ellas porque deseo con toda el alma verlas realizadas, de una por una.

Quiero hacer tantas cosas contigo…

Tantas promesas…

Quiero verte en todas ellas…”

Si has tenido conversaciones contigo misma como la que acabas de leer, estás “enganchada” con una pareja que sabe prometer muy bien.

No importa cuál sea tu condición: soltera, en pareja, por separarte o ya separada. Cualquier mujer pude estar unida por promesas no cumplidas a una relación sin futuro.

Tal vez esta nueva información sea difícil de procesar para ti. Quizá pienses que si cambias un par de cosas de ti ahora sí vayas a París; Tal vez creas que fue tu culpa posponer el viaje, tal vez hasta te hayas “comprado” la historia de que no ha llegado el momento ideal.

Déjame decirte algo sobre los hombres: ellos como género son mucho más decididos que las mujeres.

Si desean hacer algo ponen su atención en su intención y lo hacen.

También las mujeres lo hacemos, ya lo dice el dicho: “Querer, es poder”. (Sólo hago referencia para que comprendamos un poco de la naturaleza masculina); Sin embargo, el “Querer” es el único motivador que necesitamos tener.

Si te da excusas es porque existen excusas para no accionar, entonces el objetivo es NO ACCIONAR.

El viaje a París nunca llegará.

Observa esto muy bien, si estás viviendo de esta forma quiere decir que tu pareja te ha enganchado en una relación que funciona a través de extensiones de tiempo. Porque le funciona muy bien.

Tampoco es consciente que tú te quedes ahí esperando por nada. En el fondo de tu ser, deseas que el día llegue y que todas las promesas que se realizaron mutuamente se vean cumplidas.

Y así se ha vuelto una costumbre esperar: “un poco más, un día más, un rompimiento más, una reconciliación más”.

Y tu vida se centra en lo que LA OTRA PERSONA QUIERE.

En este punto me interesas tú, por eso vamos a cambiar el enfoque.

Puntualicemos:

Quien quiere, lo hace posible

Observa si estás enganchada en una relación de promesas.

Ahora veamos, ya que estás consciente del “origen de tu mal” de nada sirve castigarte por lo que desconoces que haces “mal”, una vez detectado es urgente trabajar en él. Es decir, buscarle un antídoto.

Pon tu atención en ti. Eso es fundamental para que puedas tomar mejores decisiones en cualquier cosa.

Observa cómo te sientes, y qué sientes. Es importante detectar cuál es la emoción para que no luches con ella, sino que la aceptes.

Una vez que sepas qué sientes, empezarás a tener claridad en tu relación.

El amor no debe doler.

El amor no es algo que debes “jalar” o “empujar”. O es, o no es.

El amor no admite grises.

Una respuesta verdadera tiene un resultado automático, aunque entenderlo y procesarlo puede tomarte más tiempo.

Este trabajo requiere de acompañamiento, búscame a través de Tu Estima para concertar una cita y que puedas reconocer dónde se encuentra tu relación y liberarla de los viejos programas que no te hacen feliz.

Recuerda que amar No duele.

Con cariño

Shala Múgica

Fénix Coach

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.