La más bella historia de amor

Si has terminado una relación y aún duele… No puedes perderte esta historia que podría ser la tuya.

Un día de esos que no se olvidan, entre un grupo de jóvenes una de ellas llamó mi atención; Su cabello se desordenaba con el viento, y cada vez que lo retiraba de su rostro dejaba relucir su bellísima sonrisa…

Mis ojos buscaron los suyos, no esperaba que cuando ella encontrara los suyos con los míos, su mirada se endureciera.

Hubo entre los dos un momento, de ésos que parecen congelarse. Su expresión se endulzó, esbozó una sonrisa y me ofreció un tierno saludo y se acercó a mí.

-¿Cómo estás?- me preguntó.

Era ella

Respondí como se “debe” responder, y aunque mi respuesta fue igual de automática que su pregunta, era evidente que ella estaba bien, ¡vaya qué bien!, Mejor que nunca.

-¿Qué ha sido de tu vida?- Me preguntó, y respondí lo que respondemos cuando evadimos una historia larga.

– Nunca te di las gracias en persona, pero aquí estamos. Te cuento…Después de que nos alejamos lloré y lloré, me enojé contigo muchas veces; hice lo que ya sabía que tenía que hacer…regresar a casa – Dijo ella.

-Sí, supe que te fuiste de viaje. Supuse que estarías casada o vivirías en otro lugar, me dio gusto por ti.

-No, Sí me fui de viaje, pero no es el hogar del que te cuento. Verás, siempre que algo nos duele, regresamos a casa para sentirnos a salvo, seguros. Yo desconocía que ya sabía cuál era la respuesta, y seguía buscando en otros rostros el tuyo. Conocí nuevas personas, a muchos igual que yo les dolía un amor y hablamos mucho de eso hasta que noté que ya no había más que hablar y cambié mi destino.

Mi viaje me llevó lejos, aunque siempre me llevaba aquello de lo que quería alejarme: mi propia historia -continuó- Yo tenía que conocer a la persona más importante de mi vida, la que siempre había estado ahí para mí; Cada persona, cada instante, cada momento de soledad que tenía cuando se iban todos me regresaba a mi hogar.

Me regresaba a mí. La más bella historia de amor

Dejé ir la basura que cargaba, porque no sabía que la traía conmigo. Incluso antes de conocerte ya estaba ahí; Te ofrecí lo que no quería de mí misma y esperaba que fueras tú quien me aceptara cuando yo misma no aceptaba lo que yo era.

De ti aprendí mucho, cuando ya no estabas. Aprendí a ver lo que me enseñaste con tu risa, con tu pasión y con tus ganas de vivir- sonrió mientras su mirada se perdía recordando-

Irme lejos no era necesario, en todos lados estaba yo con mi costal de basura y era pesado y cansado estar así, ¿sabes?

Cuando todos se iban no había con quien estar, quedábamos el silencio y yo. Y ahí en ese espacio aprendimos a escuchar, aprendí a apreciar la soledad en lugar de vivir en desolación.

Ahora a donde vaya sé que estoy en casa, mi hogar soy yo.

Lo arreglo bonito para mí, y de formas misteriosas empezó a llegar gente a mi vida con otro nivel de consciencia.

Gente con ganas de vivir, en lugar de gente esperando la muerte, viendo pasar el tiempo- Ella sonrió-

Suspiré.

-Has cambiado mucho, no podría estar más feliz por ti- Dije intimidado.

-Sí, hasta despedirme de mí misma me costó, pero hoy soy muy feliz. Cuando me perdoné a mí no tuve nada que perdonarte y estamos en paz.

-Gracias- Le dije-Nunca te lo dije pero era algo que me pesaba, lo siento…nunca quise…-No, no hace falta-Dijo ella-Esa mujer ya se ha ido, era otra, otro tiempo.

Otra vez me miró con dulzura y se despidió, era una mujer completa, segura, feliz, se le notaba. Por supuesto que me enamoré de nuevo y no tenía nada que decir. Respondí con mi silencio y luego enmudecido la vi marcharse.

Esta es la historia de amor más bella del mundo, la que habla de “ella” después de la experiencia del rompimiento. ¿Duele?, sí, pero ya dolían cosas desde antes; La vida suele obligarnos a parar y voltear a vernos a nosotras mismas.

Sólo entonces, cuando sabemos de qué estamos hechos es cuando encontramos la paz interna.

¿Quieres sentirte así?

Soy Coach en reprogramación emocional, y ayudo a mujeres que han atravesado el rompimiento de sus parejas; Ellas, se encuentran a sí mismas y descubren el poder que poseen. Entonces su vida se corrige y el amor llega.

Puedes contactarme a través de mis redes sociales activadas debajo de este texto o a través del Directorio de Servicios Profesionales de TuESTIMA.

Con amor,

Shala Múgica

Fénix Coach

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.