Las 4 zonas de tiempo: cómo lograr más

“Sé celoso de tu tiempo, porque es tu mayor tesoro” – Og Mandino

Casi todos en algún momento de su vida profesional, juegan con la idea de adoptar algún tipo de sistema de administración del tiempo. Pocos lo ponen en práctica, y muy pocos se quedan con eso.

El problema es que la mayoría de los sistemas de administración del tiempo, son demasiado complejos. Y además mirar el mundo a través de la lente de lo urgente versus lo importante, no es suficiente.

Tener una visión más global de la productividad y el self-management, comienza con observar cómo pasamos nuestro tiempo, para entonces considerar cómo queremos usar el tiempo. Hacer (y no hacer) algunas cosas simples, es la clave para reclamar tiempo perdido, y luego usarlo de la manera que queremos.

Para esto, resulta práctico clasificar el tiempo en 4 zonas, que vamos a llamar:

 

  • Tiempo Atesorado
  • Tiempo Invertido
  • Tiempo Obligatorio
  • Tiempo VacíoLas 4 zonas de tiempo: cómo lograr más

Por su naturaleza, el tiempo es finito. Si lo usamos en una cosa, no lo usaremos en otra. Es decir, cuando le decimos SÍ a una cosa, le estamos diciendo NO, a otra. Y a la inversa.

Las personas de alto rendimiento, tienden a acumular más tiempo, día tras día, en las zonas de tiempo Atesorado e Invertido, y trabajan proactivamente para vivir menos en las zonas de tiempo Obligatorio y Vacío.

De hecho, progresan y alcanzan sus objetivos a medida que acumulan tiempo en las categorías correctas. Quienes conocemos lo básico del mundo de las inversiones, sabemos que lo invertido va sumando, y eventualmente paga dividendos. Pero debemos seguir invirtiendo, para obtener el rendimiento máximo.

El Tiempo Atesorado

Es el tiempo en el que mayor satisfacción tenemos. La zona donde todos queremos estar. Y para diferentes personas significa cosas diferentes:

-Tiempo con hijos o nietos, sin distracciones

-Vacaciones con las personas que amamos

-Tiempo de soledad

-Deportes, juegos, ocio

-Trabajando (sí, también existimos los que estamos en paz y sentimos más satisfacción, si estamos trabajando)

Si usamos el resto de nuestro tiempo sabiamente, nos encontramos con más tiempo disponible para actividades atesoradas. Por ejemplo, si hacemos el dinero suficiente como para retirarnos jóvenes y hacer lo que queremos con el tiempo.

Creando hábitos de trabajo realmente productivos, obtenemos más resultados en menos horas, lo que nos permite tener más tiempo valioso cada día.

La clave para llevar la felicidad y la satisfacción al máximo, es maximizar el tiempo Atesorado.

El Tiempo Invertido

Es el momento en que nos enfocamos en ser realmente productivos, completar más proyectos importantes, hacer las cosas correctas y lograr un rendimiento más alto.

Eventualmente obtendremos un retorno de ese tiempo invertido, ya que paga dividendos para adquirir habilidades y nuevos conocimientos, acumular experiencia y poner la dosis de energía adicional que nos llevará al lograr nuestros objetivos laborales, profesionales y de negocio.

El tiempo invertido también puede ser en nuestra vida personal, como invertir en hacer ejercicio, que no sólo nos reportará beneficios en la salud, sino que además puede ayudar al éxito profesional.

La clave del éxito profesional, del logro del máximo rendimiento, y para llevar nuestra productividad al máximo, es maximizar el tiempo Invertido.

El Tiempo Obligatorio

Es el tiempo dedicado a hacer las tareas que sentimos que TENEMOS que hacer (sentimos la obligación de hacerlas, incluso si no lo estamos haciendo). Ir al trabajo, afeitarse, pagar facturas, las declaraciones de impuestos, hacer las compras de alimentos, otros trámites y actividades de bajo valor. Todos son ejemplos de tiempo obligatorio: cosas en nuestra lista de tareas por hacer, que se siente como que TENEMOS que hacer.

¿Cómo podemos optimizar el tiempo obligatorio?Las 4 zonas de tiempo: cómo lograr más

Convirtiéndolo en tiempo invertido, como escuchar audiolibros o un podcast, mientras manejamos el automóvil.

También podríamos convertirlo en tiempo atesorado, al escuchar esos audiolibros mientras conducimos, en vez de pasar una hora leyendo, liberamos una hora para hacer otra cosa. Podemos mudarnos más cerca del lugar donde trabajamos, y minimizar el viaje, o tratar de trabajar desde casa.

Otra opción es delegar las tareas del tiempo obligatorio a otras personas, como contratar a un jardinero para cortar el césped, usar un servicio de entrega a domicilio para las compras de alimentos, contratar un servicio de viandas para el almuerzo, o delegar el lavado de la ropa a un lavadero automático (esto lo hago personalmente, y jamás volveré a comprar un lavarropas)

La clave del tiempo obligatorio es minimizarlo, o convertirlo en atesorado e invertido.

El tiempo vacío

Es exactamente como suena: tiempo gastado, nada hecho, nada ganado. La diferencia con el tiempo obligatorio, es que si necesitamos pasar 30 minutos para un corte de pelo, al menos tenemos hecho el corte de pelo. Si solo estamos navegando Facebook, mirando videos de YouTube, o leyendo una revista, simplemente estamos dejando pasar el tiempo.

Ahora, es muy probable que atesores esta categoría de tiempo, tiempo para no hacer nada. Si ese es el caso, será parte de tu rutina. Pero la mayoría de la gente preferiría disminuir el tiempo que pasan mirando televisión, jugando juegos en Internet, navegando en Facebook o dando vueltas por la casa.

Todos necesitamos un tiempo de no hacer nada. Simplemente no hacer nada o descansar es importante para recargar. Todos necesitamos descansar.Las 4 zonas de tiempo: cómo lograr más

Sin embargo, a la mayoría de la gente le gustaría, darle a ese tiempo vacío un mejor uso. La clave del tiempo vacío es disminuirlo todo lo que puedas.

Para la mayoría de las personas, cambiar sus hábitos de tiempo obligatorio y vacío será difícil. Delegar o minimizar el tiempo obligatorio y disminuir el tiempo vacío, significa cambiar los hábitos y las rutinas que actúan en su día.

Sin embargo, donde las personas tienden a pasar más tiempo de su día, es el reflejo de cómo usarán su tiempo en los meses y años por venir. El uso del tiempo es un hábito.

Para ser realmente productivos, primero necesitamos entender nuestros hábitos. Solo después de comprender estos hábitos, podemos hacer algo para cambiarlos. Si querés saber más sobre cómo llevar tu productividad al máximo, inscríbete gratis en mi Ultra-Mini Curso De Productividad.

Aprende cómo eliminar los hábitos limitantes que te distraen de tus objetivos, organizar mejor tus proyectos, y usar tu tiempo y energía de forma realmente productiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.