Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde

Enfocarnos en ver sólo lo negativo y en lo que nos falta, se vuelve en contra de nosotros.

Este antiguo dicho de la sabiduría popular de alguna manera refleja el comportamiento de la mayoría de las personas que dan por sentado algo que poseen o experimentan y por tanto no valoran.

Creo que esto está asociado a esa actitud generalizada de centrar nuestra atención en lo negativo, en lo que falta o lo que no nos gusta. Por lo tanto, comúnmente no estamos acostumbrados ni a mirar lo bueno ni a usar palabras de reconocimiento. Tenemos personas o situaciones buenas en nuestra vida y no apreciamos esas muchas bendiciones que nos rodean.

Lo triste de cuando se cumple este dicho es que sólo en el momento en que perdemos aquello que tal vez habíamos considerado que por siempre estaría allí, es cuando lamentamos su pérdida. Así, cuando tenemos bien sea una relación, trabajo o incluso un país; aunque necesite mejoras, si no lo valoramos, la vida en su sabio transcurrir puede arrebatarnos aquello para enseñarnos a apreciarlo.

Valorar lo que se tiene.

Nuestra mente es como la lente manual de una cámara fotográfica, a la cual con consciencia debemos ajustar para que mire lo bueno de la vida, las relaciones y las experiencias. Puede ser que socialmente estemos acostumbrados a ver lo negativo.  Pero allí es donde debemos aprender a gerenciar nuestra mente para entrenarnos a mirar lo bueno de todo lo que se tiene.

Cuando tenemos una actitud agradecida ante la vida, las experiencias y las personas; enriquecemos nuestra existencia. Esa misma actitud genera una dinámica que atrae más situaciones para estar agradecidos y hay más para apreciar. Se vuelve un círculo virtuoso de buena energía que hace sintonía con lo similar.

En el caso de que algo no funcione, esto no significa para nada ser conformista. Podemos ser exigentes y honestos a la hora de saber que merecemos algo mejor. Sin embargo, la actitud con la que busquemos mejoras es partiendo de la apreciación por lo que ya tenemos.

No esperes que la vida te arrebate algo por no valorarlo.

Quiero darte un ejemplo con lo que ocurre en Venezuela, el país donde vivo. Desde mi punto de vista creo que puede parecerse a otros muchos países. Desde que tengo uso de razón (aunque se me caiga la cédula como decimos en esta Tierra de Gracia, deben ser unos 35 años) he oído a mis hermanos quejarse del país, de que la situación está mal, que esto no sirve y así infinidad de cosas.

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde

En mi opinión ese era el pensamiento colectivo. Creo que una de las grandes lecciones que estamos viviendo en este momento es aprender a apreciar lo que teníamos. Ante tantos desafíos que vivimos ahora, vemos que aunque  eran necesarias ciertas mejoras, teníamos algo bueno. Incluso me ha llamado la atención oír a algunas personas diciendo: “cómo es posible que la Dubai de Latinoamérica esté como se encuentra ahora”. La verdad es que nunca nos vimos así en el pasado. Y sólo perdiendo todo lo que hemos perdido es que hemos aprendido con dolor a apreciar algo que ya no está.

Lo mismo ocurre con una relación amorosa. Si siempre estás pensando que tu pareja no hace esto, que es desordenada, desatento o cualquier otro adjetivo negativo, corres el riesgo de que el amor se apague ante la falta de reconocimiento. Nuevamente, no quiero que se confunda con irse al otro extremo de aceptar malos tratos o abusos. Pero en los casos donde hay buenas bases, aunque se requieran mejoras, hay que apreciar lo que ya se ha construido.

Usa lo bueno que tiene cualquier relación o situación para implementar mejoras.

En mi caso, en el pasado (en mi otra vida, je, je) fui una persona muy crítica, siempre quejándome, pensando que eso era lo que iba a mejorar a cualquier situación o relación.

Ahora, y desde hace ya un buen tiempo, sé que el mejor combustible es el amor. Mi vida se ha transformado como consecuencia de haber aprendido a enfocarme en lo bueno. El amor comienza por lo que observo, pues miro con ojos de amor.  Luego se reafirma con lo que expreso, pues procuro que siempre mis palabras sean edificantes. Me he entrenado en mirar lo mejor en cada persona. A partir de allí uso palabras honestas y amorosas para proponer cualquier cambio que sea necesario.

El resultado es que las personas responden positivamente a mi amor y la dinámica es fluida. Además cuando hago propuestas de mejoras, las reciben y tienen mayor disposición a cambiar.

Que tu conscientemente elijas cambiar para aprender a valorar y ser más agradecido(a), no será una tarea que logres en un día. Pero sin duda, cada paso que des en esa dirección te llevará a una vida más plena y a unas relaciones más armoniosas. Así que inténtalo, tu si puedes!

Artículos sobre este y otros temas de la misma autora, puedes encontrarlos aquí en www.tuestima.com y también puedes visitar www.carlaacebeydesanchez.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.