“No me urge tener pareja, si llega estaría bien…”

Querer compañía en momentos clave no está mal, aunque sepas hacerlo sola es más agradable de la mano de un amor.

En mi práctica ayudo a las mujeres que están en las tres fases de estados emocionales característicos después del amor fallido; Aquí te dejo unos ejemplos de estas fases para que las identifiques:

  1. La mujer que ha terminado una relación y que ha dejado inconclusa una parte de la historia (De alguna forma se siente unida o atada a ella). Pero desea avanzar.
  2. La mujer que ha vivido un amor tormentoso, difícil, doloroso o con un final triste y que ha herido su corazón y su percepción de sí misma. Que de alguna forma se perdió a sí misma en el camino durante su relación de pareja o después de ella y quiere volver a ser prioridad.
  3. La mujer que hoy no tiene pareja, que sabe que no la necesita pero tampoco se ha cerrado al amor. Busca (Sin buscar) sentirse apreciada, protegida, amada y acompañada por un hombre que le es difícil encontrar.

¿Qué hago mal? ¿Por qué no se comprometen? Soy linda, preparada, culta, y no llega a mí el indicado, ¿Por qué?

¿Te identificas en alguna de estas fases?

Cada fase requiere un proceso distinto, porque las exigencias que tiene la mujer de sí misma en cada una de ellas cambia.

Pero, ¿Por qué adoptamos estas creencias de nosotras mismas? ¿En qué momento el amor se convierte en algo difícil y doloroso?

Dar una respuesta tajante a estas preguntas sería propio de un hombre, -sin ofender hombres-.

Pero así es, porque los hombres tienen un pensamiento práctico; Ellos le ponen medida a todo:

Fuerza, objetivos, logros, tamaño, potencia, etc, etc.

Entonces su respuesta sería algo así como: “pues si ya no funciona, ya se acabó”. Su relación tiene un principio y un fin (Es decir, se puede medir).

Nosotras en cambio, no medimos porque nosotras tenemos para ofrecer calidad, nuestros valores son cualitativos, no cuantitativos.

Nuestra constitución es mayormente el amor. Y el amor no se puede medir, por ello la mente de la mujer se confunde. Ella está constituida para dar sin medida (por ejemplo a su descendencia) y así funciona bien; El problema es no saber ponerle un alto a la emoción que nos genera dolor.

Yo enseño a las mujeres a crearse un pensamiento en armonía en ambos sentidos: cualitativos y cuantitativos, dicho de otra forma: les enseño a pensar como hombres, por lo menos para poder tomar la decisión de avanzar y dejar en el pasado lo que haya que dejar.

Muchos de estos programas son patrones aprendidos de nuestras abuelas, nuestras madres, o de los hombres de la familia, personas que amamos y respetamos y cercanas a nosotros. Que nos heredaron sus propios miedos y sus experiencias fallidas aún sin estar conscientes de haberlo hecho.

Si observamos el resultado, descubriremos un nivel más profundo de consciencia y entonces seremos capaces de ir soltando “cargas”, antes no.

Entonces puedes estar bloqueando la vida de pareja que toca a tu puerta, porque escuchas los miedos de las experiencias pasadas; incluso experiencias fallidas y ajenas.

Desear tener pareja “si llega” es justo no desearla.

Si no te “urge” no quiere decir que no sea mejor la vida con ella. Somos seres sociales, ¿por qué no reconocer que deseamos una pareja?  

La inconsciencia nos hace parte del problema, nos mantiene atadas al pasado, nos duele, nos cierra las opciones y no nos permite vivir en este presente con la plenitud que deberíamos de hacerlo.

Si tú estás en cualquiera de las fases que señalé, con más o menos variantes, yo puedo ayudarte a recuperar tu brillo natural de mujer, el que te hace sentir bien contigo.

Aunque también trabajo con hombres, nosotras nos “atoramos” con más frecuencia en estos estados porque son relacionados a las emociones y al amor.

Nadie nació para vivir “estrellado” y tampoco nadie ha nacido con “estrella”; quizá haya personas con mejores oportunidades que otras, pero todas merecemos el amor, ya está en nosotras, ya existe, solo tenemos que aprender a retirar lo que no sirve y de una vez.

No esperes a sentir más dolor si has visto que estás en cualquiera de estas fases, déjame ayudarte a recobrar tu entereza y tu amor propio como ya he ayudado a muchas como tú y que hoy se abren a la vida, el amor y la alegría de existir.

Con amor,

Shala Múgica

Fénix Coach

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aqui