¿Cuál es el objetivo común de todos los seres humanos?… ¿Ser feliz? – El viaje a Ítaca-Tuestima-Espíritu-Crecimiento espiritual

“Si la vida es un camino en búsqueda de la felicidad, entonces la felicidad está en el camino, en la búsqueda misma”.

Viajar… la búsqueda de uno mismo

Les propongo reflexionar sobre este tema y para ello, les comparto uno de los poemas más hermosos y simbólicos de la Literatura de todos los tiempos. Nos recuerda que más importante que la meta a la cual llegar, es el aprendizaje durante el camino. De hecho el camino hacia el destino, va abriéndose ante nosotros en la medida que lo transitamos. El viaje es una metáfora de la vida y también, para muchas personas, viajar es una forma de vida, una búsqueda de nuestro propio ser.

Viaje a Ítaca es un poema de Konstantin Kavafis (1863-1933), lleno de amor, belleza y sabiduría:

“Si vas a emprender viaje hacia Ítaca, pide que tu camino sea largo, rico en experiencias, en conocimiento.

A Lestrigones y a Cíclopes o al airado Poseidón nunca temas: no hallarás tales seres en tu ruta, si alto es tu pensamiento y limpia la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.

Pide que tu camino sea largo, que numerosas sean las mañanas de verano en que con placer felizmente arribes a bahías nunca vistas.

Detente en los emporios de Fenicia y adquiere hermosas mercancías, madreperlas y coral, y ámbar y ébano, perfúmenes deliciosos y diversos, cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes; visita muchas ciudades de Egipto y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en la memoria.

Llegar allí es tu meta, más no apresures el viaje, mejor que se extienda largos años, y en tu vejez arribes a la isla con cuanto hayas ganado en el camino, sin esperar que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te regaló un hermoso viaje, sin ella el camino no hubieras emprendido, más ninguna otra cosa puede darte.

Aunque pobre la encuentres, no te engañaría Ítaca.

Rico en saber y en vida como has vuelto comprenderás ya que significan la Ítacas”.

Cualquier viaje es Ítaca…. Ítaca es la vida

Ítaca es una isla del mediterráneo, en gran parte el escenario donde se transcribe la historia mitológica griega. Inspirado en la Odisea de Homero – Ulises, los diez años que recorrió viajando hasta regresar a la isla de Ítaca. Kavafís fanático de la mitología, lo plasma como tal, -mitología- y lo adapta, lo vincula, al verdadero sentido de la vida, nos propone una interpretación metafórica del viaje.

Las Ítacas son las metas, los objetivos que nos proponemos en la vida. El sentido del poema de Kavafís es que el camino, el viaje, es más importante que la meta: llegar a la vejez con cuanto hayas ganado en el camino — experiencia y conocimiento— sin esperar que Ítaca te enriquezca. Cuando el poeta nos dice Ítaca te regaló un hermoso viaje, nos está mostrando que las metas que nos proponemos alcanzar nos permiten recorrer un camino, en el que vamos ganando experiencia, adquiriendo conocimientos y disfrutando al andar.

Es importante no apresurar el viaje porque es el viaje en sí mismo, y no la llegada a la meta, lo que nos dará satisfacción y experiencia. El poeta parece estar pidiéndonos que disfrutemos cada paso, cada trayecto del camino.

En el viaje de la vida vamos a enfrentar Lestrigones y Cíclopes, metáfora de los “miedos”, monstruos internos que obstaculizan avanzar. Por eso, el poeta nos dice que nunca hallaremos tales monstruos si no los llevas dentro de tu alma, si no es tu alma quien los pone ante ti. Los miedos, como el miedo a la incertidumbre, el miedo al cambio, el miedo a lo desconocido, suelen ser los principales obstáculos que debemos vencer.  Para derrotar a esos Lestrigones y Cíclopes lo mejor es mantener alto el pensamiento, es decir, mantenerse firme en nuestras decisiones, y limpia la emoción, es decir, desterrar emociones negativas.

Recordemos que el objetivo que guía y mantiene fuerte a Odiseo es regresar a su patria, a Ítaca, y reencontrarse con su familia. Odiseo nunca pierde de vista ese objetivo, lo lleva en su corazón y en su mente, en su espíritu y en su pensamiento.  La perseverancia y la fuerza de voluntad le permiten sobreponerse a los terribles obstáculos del camino. Odiseo regresa a Ítaca rico en saber y en vida: las experiencias, las aventuras vividas lo han enriquecido.

¿Te has preguntado, si estás disfrutando el camino?, ¿sabes lidiar con tus “Lestrigones y Cíclopes” (miedos)?, ¿cómo es tu diálogo interno?, ¿mantienes en alto tu pensamiento, con una actitud positiva?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.