¿Qué es la alimentación consciente o mindful eating?

La alimentación consciente tiene su origen en el mindfulness, conciencia plena o atención plena, así como en técnicas de inteligencia emocional. El enfoque está dirigido al “cómo” y “para qué” comemos. Hábitos que te enseñan a relacionarte con la comida y, en definitiva, contigo mismo, de un modo diferente, sin hacer ningún tipo de dieta. Consiste en ser consciente tanto de tus sensaciones físicas, hambre-saciedad, como de tus emociones; para ser libre de elegir cuándo empezar y cuándo terminar de comer. Promueve el autocontrol y el autoconocimiento, volviendo más “racional” y menos “automático” el acto de comer.

También se conoce esta forma de alimentación como “mindfoodness”, término derivado del mindfulness. Mindfulness es una práctica Budista que trata acerca de crear habilidades para estar “Presente” en cada momento. Se ha traducido al  español como Atención Plena.

Mindfulness es una filosofía de vida, cuyo abanico de beneficios, incluye tratar trastornos como estrés, ansiedad, controlar compulsiones, problemas psicológicos y para desatar las potencialidades del ser humano, desarrollando su autoconsciencia emocional y mejorando el bienestar integral cuerpo-mente-espíritu.

La práctica de Mindfulness se ha aplicado también a la alimentación porque, además de comer alimentos nutritivos, es importante ser consciente de la forma en la que comemos, a fin de disfrutar los alimentos y establecer una conexión armónica con la comida, evitando las consecuencias de los excesos (sobrepeso, obesidad, enfermedades).

Nuestro ritmo de vida apresurado nos lleva a comer con prisas, sin reconocer en su mayoría lo que ingerimos y muchas veces, sin preguntarnos si realmente tenemos hambre y deseos de comer.

La alimentación consciente busca desarrollar en nosotros la capacidad de ajustar lo que comemos a las necesidades del cuerpo, sin evitar aquellos momentos deleitables vinculados a la alimentación.

Debemos aprender a diferenciar entre el “hambre fisiológica y el hambre psicológica”, a disfrutar de un bocado placentero y a reconocer la saciedad en nuestro cuerpo.

La alimentación con atención plena consiste en disfrutar y “estar presente” al momento de comer. Supone dar pequeños bocados o sorbos y apreciar el alimento a plenitud. Esto incluye prestar atención a los colores, sabores, olores y texturas de cada comida. Sus beneficios cuerpo, mente y espíritu están comprobados, impactando de manera positiva en nuestro bienestar integral.

Recomendaciones para poner en práctica la “Alimentación Consciente” y disfrutar de sus beneficios:

  • Agradece el alimento antes de comer.
  • No comas si no tienes hambre.
  • Mastica despacio y saborea cada pequeño bocado, involucrando todos tus sentidos.
  • Ejercita tu paladar comiendo como si fuera la primera vez que pruebas algo, descubre un arcoíris de sensaciones y emociones.
  • Come de todo en pequeñas raciones y lentamente.
  • Come sin distracciones (televisor, ordenador, Ipad, Iphone, material de lectura, )
  • Coloca los cubiertos en el plato, entre cada bocado. Evitarás comer de manera compulsiva.
  • No te saltes las comidas, esto altera tu nivel de decisión. Comerás en cantidad lo que esté a tu alcance inmediato.
  • Tómate alrededor de 20 – 30 minutos para disfrutar de cada comida y siéntate para comer.
  • No esperes a sentirte “Lleno”, para dejar de comer. Lo ideal es sentirse satisfecho.
  • Adopta la alimentación consciente incluso con snacks o meriendas.

Con esta práctica “aprendemos a comer con los cinco sentidos y el hecho de estar plenamente conscientes nos hace darnos cuenta de lo que pensamos y de las emociones que nos genera el alimento que tenemos delante”, explica Teresa Moroño, bioquímica, máster en psicología clínica y experta en mindfulness.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aqui