¿Qué nos pasa y qué podemos hacer?

Es inevitable no sentir dolor luego de un divorcio ya que se produce una gran ruptura que nos afecta física y mentalmente y una restructuración en nosotros mismos.

La pareja es un vínculo particular y amoroso en donde ambos comparten su intimidad y en donde uno se convierte en el soporte del otro. Al producirse una separación, un alejamiento, el soporte que se tenia del otro desaparece por completo, quedando a la deriva. No solo se pierde una persona, sino que se pierde todo lo que representa.

Una sensación de soledad y abandono pueden ser muy comunes como también pasajeros. Muchas veces, dependiendo de la clase de relación, puede aparecer un sentimiento de alegría y alivio junto con una sensación de liberación.

¿Qué podemos hacer?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.