Trastornos de la conducta de tu hijo. ¿Cómo evitarlo?

[adsense3]

En el desarrollo evolutivo del niño, es normal que en ocasiones se detecten  conductas agresivas, desafiantes, de oposición o desobedientes. Las pautas educativas habituales, logran en general, erradicar estos comportamientos.

Sin embargo, en algunos niños, estas actitudes son perseverantes en el tiempo y se incrementa su frecuencia y magnitud a medida que el pequeño crece. Una intervención temprana de sus padres, así como la ayuda de psicólogos infantiles en los casos más graves, pueden ayudar a prevenir que un problema de conducta infantil evolucione hacia trastornos más delicados en la adolescencia.

Los trastornos de la conducta abarcan un patrón de conductas hostil, agresivo o perturbador que dura más de seis meses y que no es apropiado para la edad del niño. Los signos de advertencia pueden incluir:

Violación seria a las reglas:

  • Deja de asistir a la escuela cuando le parece.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Se queda la noche fuera de la casa, aun pese a la objeción de sus padres.
  • Se escapa de la casa.

Agresión hacia las personas y los animales o mascotas:

  • Hostilidad constante hacia las figuras de autoridad.
  • Rabietas y discusiones frecuentes.
  • Acosa, intimida o amenaza a los demás.
  • Inicia peleas físicas, con frecuencia.
  • Utiliza en ocasiones algún instrumento que puede causar daño físico a otros (palos, ladrillos, botellas rotas, cuchillos y hasta armas de fuego).
  • Comportamiento físicamente cruel, con algunas personas o animales.
  • Es capaz de hurtar o robar objetos.
  • Actividad sexual prematura.

Destrucción de la propiedad:

  • Daña o destruye pertenencias ajenas.
  • Deliberadamente prende fuego con la intención de causar daño.
  • Deliberadamente destruye la propiedad de otros.
  • Es capaz de forzar la entrada en el edificio, casa o automóvil de otros.
  • Miente para obtener cosas, favores o para evitar obligaciones.

Lograr en el niño un comportamiento adecuado, a tiempo: ¿cómo se hace?

  1. Pasar tiempo de calidad a su lado. Dedicar tiempo y atención.
  2. Mantener un sano y estrecho vínculo afectivo con el niño; ello, fomenta procederes correctos en él.
  3. Poner límites. “Establecer límites es concretar qué se espera del niño y qué no”. En caso de que estas fronteras se traspasen, hay que adoptar las medidas pertinentes.
  4. Jugar con ellos. Compartir actividades deportivas y de esparcimiento.
  5. Demostrarle afecto y además expresarlo con palabras. Que no le quede la menor duda de que es amado, respetado y apoyado por sus representantes.
  6. Prestar atención a sus actuaciones y ejercer el control sobre ellas cuando sea necesario.
  7. Cuando se dan instrucciones al niño, es de suma importancia que sean claras y precisas. No es lo mismo decirle pórtate bien, o no te portes mal, que decirle qué es correcto y qué no lo es.
  8. Coherencia y constancia. Un padre que riñe a su hijo por un determinado comportamiento, debe hacerlo siempre que lo detecte de nuevo. Hay que tener en cuenta, asimismo, que el pequeño observa su entorno y lo imita: no sería correcto desaprobar una conducta que contempla de forma habitual en su familia.
  9. Consenso y complicidad. Es necesario que todos los miembros de la familia, y de fuera de ella con responsabilidad sobre el niño, apliquen las mismas pautas a la hora de enseñar al pequeño buenos hábitos de conducta. Todos deben permitir, o no, las mismas actuaciones.

Las investigaciones demuestran que los niños o jóvenes con desórdenes de la conducta tendrán graves problemas, si ellos y sus familias, no reciben un tratamiento adecuado a tiempo. Sin el tratamiento, muchos de estos muchachos con desórdenes de la conducta no lograrán adaptarse a las demandas que conlleva el ser adulto y continuarán teniendo problemas en sus relaciones personales, sociales, laborales y de toda índole.

[adsense1]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aqui