¿Vives en un “área gris” con tu expareja?

Si no tienes una relación comprometida, exclusiva, con respeto, con amor o reglas…estás en un área gris.

“-De alguna forma él y yo siempre nos entendimos en la cama…Era algo así, como si nos comunicáramos sin hacerlo. No eran necesarias las palabras, simplemente lo percibíamos, era una relación muy intensa, apasionada-”

Esta es la historia de Monet y Dann, pero seguramente podría ser la tuya. Monet y Dann terminaron su relación después de siete años de vivir juntos; Cada uno se enfocó en su propia carrera y empezaron a distanciarse.

Decidieron separarse porque perdieron las cosas que tenían en común, es decir, el tiempo que pasaban juntos; Sin embargo, después de separarse seguían frecuentándose “como amigos” y adultos “maduros”.

Al verse como supuestos amigos, terminaban en la cama y afirmaban que su relación era “mejor que antes”.

Antes de vivir juntos, ¿Qué fue lo que hizo posible la unión de nuestros protagonistas?

Monet y Dann se sintieron atraídos por la química de ambos y su perfecta compatibilidad; SIN ocuparse de crear OTROS intereses en común, el sexo fue suficiente para mantener la relación a flote en la dinámica que ellos mismos habían creado, sin realmente convivir e intimar.

Por ello fue suficiente que cambiara un único factor para distanciarlos.

Entonces al ocuparse de sus propias actividades el rompimiento fue inminente.

Sin planes compartidos, ya eran dos personas en lugar de una pareja. Que al romper la relación encontraron un “nuevo” mecanismo de “convivencia”: sin compromiso y sin responsabilidades.

Parece una relación ideal, de dos personas compatibles, cada uno en su propio mundo y sin tener que “sacrificar” su estilo de vida; Hasta aquí todo parece marchar “bien”…sin embargo, este formato de relación excluye el compromiso y la exclusividad-.

Ambos pierden el derecho de cuidar uno del otro al terminar su relación.

En una pareja sana, la felicidad de uno es la felicidad del otro. El amor no es cosa de obligación ni sacrificio, todo es un acto de amor. Y desde el amor, cada uno desea el bienestar de su pareja y se ocupa de sí mismo y de crear momentos de alegría compartidos. No hay lugar para el dolor entre ambos.

Pero como seres humanos hemos formado un concepto del amor que “debe doler”, “sufrido” y “sacrificado”. Como es de esperarse, tarde o temprano se derrumban.

Monet y Dann no construyeron los cimientos correctos, rompieron su relación y se distanciaron para dar lugar a una relación “no-relación” que parecía funcionar hasta que uno de ellos comenzó a salir con alguien más.

Sin las reglas que toda relación requiere para funcionar, no hay correspondencia ni cuidados por el otro, no se procura su bienestar, no se le tiene consideraciones y no se le trata como si fuera un valor preciado, sino como un “factor” dispensable.

Ambos quedaron en una zona gris, sin reglas. Terminaron por separarse después de no querer dejarse por apego o comodidad, pero primero se hicieron mucho daño.

Ambos tenían expectativas uno del otro que no se cumplieron sin reglas, sin compromisos establecidos a través del amor.

Por incómodas que puedan ser las reglas, éstas establecen una forma sana de comunicación que se rompe si no las hay.

Las áreas grises no tienen reglas, se genera un vacío que se llena de forma temporal mientras la “pareja” comparte el rato, pero al separarse se vuelve a generar. Son relaciones llenas de sexo pues no hay más de fondo que pueda hacerles sentir unidos, da lo mismo si están o no.

Se crea un sentido de baja autoestima, se compromete la dignidad, comienza a doler la indiferencia, no existe futuro ni sentido de pareja.

Las áreas grises están en las relaciones sin compromiso, aunque parezca que hay amor entre ambos, por ejemplo, cuando uno de los dos es casado, cuando la cercanía de dos amigos produce un encuentro sexual, cuando hay atracción insuficiente, cuando hay apego…

Pueden ser muchas las formas, pero el resultado es el mismo: la relación no trasciende y después termina.

Si tú te sientes dispensable, estás en un área gris. Una relación sin futuro, un impasse.

Si quieres recuperar tu relación, búscame en el Directorio de Servicios Profesionales TuEstima, yo puedo ayudarte a definir nuevos acuerdos y enderezar el barco de tu relación.

Abrazo,

Shala Múgica

Fénix Coach

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.