¿Y eso es bueno o es malo?

“Eso es malo”, “no es lo correcto”, “hazlo bien”. De niño sentía culpa cuando hacía algo “mal” o cuando no hacía lo correcto, las consecuencias eran generalmente una llamada de atención, un castigo o algo peor. Estas consecuencias con el tiempo germinaron en mí, y el fruto es la culpa, ese sentimiento muy bien conocido por todos.

Según Wikipedia “La culpa es la experiencia disfórica que se siente al romper las reglas” y la disforia son las emociones o sentimientos desagradables o molestos. Pero para fines prácticos, la culpa no es más que la existencia en nosotros de un juez y un sentenciado, ambos en la misma persona.

Bien y mal son juicios y alguien tiene que decidir lo que está bien o está mal. Ese alguien hace las funciones de juez, juez de la conducta, la conducta de ese que somos nosotros mismos. Al haber un juez, hay un juicio y todo juicio termina en una sentencia, libertad plena o castigo. Y la culpa es el castigo.

Así pues, cada vez que usamos en nosotros u otros el “bien” y el “mal”, ya somos jueces y ya estamos sentenciados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.